Con la mirada de un niño

                                                                                              José Marcelo Ruiz

    118b6ccbb09137316f24894ce972bd9f “Busco el viejo granado de la ribera del río con la granada que se rajaba / y al membrillo amarillo que se caía de maduro. /Aquel pozanco de ‘La China’ en donde me bañaba de niño con otros niños. /Aquel río torrencial de los inviernos lluviosos que sabía a la aceituna /del viejo molino. No los he encontrado”. En estos versos el poeta pone su mirada retrospectiva hacia su infancia buscando ese tiempo pasado, pero lamentándose de las ausencias: de ese granado y ese membrillo de la ribera que encontraba en otoño. El pozanco de ‘La China’ donde se bañaba en verano. El río torrencial de los inviernos lluviosos… Todos están ausentes porque Está loco el Tiempo: “En invierno. El papá Oso Polar se pone un bañador y toma el sol/ después de un chapuzón. / La primavera. Las abejas nadie las ha visto. / Dicen que ha llegado la primavera y se ha ido. / Nadie la ha visto. / En otoño. El nogal echando una larga siesta, se ha dormido. / Nadie le despierta. / En verano. Las hormigas se han constipado. / El médico me ha dicho: Que el tiempo ha enfermado. / Yo le pregunté al médico: ¿De qué ha enfermado el tiempo? / El médico me ha contestado: Que el tiempo de pena está loco. / De pena ha enfermado”.

    Le pregunta el hijo al padre: ¿Papá, cuál es la pena del ‘Tiempo’? El padre le responde que la pena del ´Tiempo´ es la ignorancia del hombre. Que la codicia que tiene el hombre le mata,  porque ha querido ir tan adelantado que no se ha conformado con lo que le ofrece la naturaleza, la ha ido cambiando a su antojo y comodidad. Ahora está loco el ‘tiempo’ y está enfermando la naturaleza. Esos cambios de la naturaleza también nos afectan a nosotros  y a todos los seres vivos, porque  su naturaleza (la de la ´Tierra´) es nuestra naturaleza.  Le vuelve a preguntar el hijo: ¿Papá, cuál es nuestro delito? El padre, con sentimiento de culpa, cayéndosele una lágrima de los ojos, le responde que nuestro delito es que no hay futuro.

    Este puede ser el inicio de la puesta en escena de una obra para hablar sobre la tragedia a la que conduce el cambio climático. Contarles a los niños la verdad, dándoles respuestas a sus preguntas: ¿Para qué  han estado reunidos los gobernantes del mundo en Madrid? ¿Los gobernantes sólo se preocupan por sus intereses? ¿A ellos lo único que les importa es vivir el presente? ¿Hay futuro o no? ¿Están los gobernantes y los adultos dispuestos a abandonar esta sociedad de consumo, la cual es un vertedero de basura? Son tantas preguntas las que harían los niños a la asamblea de gobernantes. Porque nada ni nadie tiene derecho a acabar con su futuro. Continúa la representación de la obra: en escena aparece un mundo virtual, donde los robots reinan, y en el cual  ha surgido un nuevo género, el androide. Las  imágenes virtuales muestran cómo hubo un pasado de frondosos bosques, de torrenciales ríos y una vida llena de emociones… Se hace con el objetivo de ocultar los escombros del ‘Homo sapiens desaparecido’. Trágico final.

     Me dirás tú, lector, que estoy contando películas de ficción. Yo te contesto que tienes razón. Ahora es una película de ficción. Pero quiero que pienses también que,  en esas películas de ficción,  no cuentan para nada con el ser humano.  Lo que hago es una paradoja, para mostrarte que la escena que se representa es tan real y verdadera como el daño que puede producir el cambio climático. ¡Esa es la gran verdad!

      El asunto es cómo se le explica a un niño que los gobernantes hablan y hablan, pero no hacen nada para asegurar su futuro. ¿Estás tú dispuesto a actuar?

                                                                                      José Marcelo Ruiz

Este artículo se ha publicado en la prensa NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía), el viernes, 10 de enero de 2020. Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés por los temas de opinión, pensamiento y cultura.

 

 

 

Las impresionantes luces de Navidad

                                                                                               josé marcelo ruiz

    Se Luces de Navidad en Calle Larios (Málaga)diría que la Navidad se ha desmadrado, ha perdido ese mensaje original de nacimiento humilde, recatado y familiar. Ahora es todo un acontecimiento a celebrar mostrando su boato y esplendor real, como si fuese el nacimiento del rey Herodes y no de Jesús, el hijo de María, quien nació humilde. Lo digo por las impresionantes luces de Navidad, que son auténticas obras de ingeniería que se exponen en las principales ciudades de España, y del planeta Tierra (que, por otra parte, arde y se nos muere). La razón es competir por quien se ‘lleva el gato al agua’ de las bonanzas del turismo: Madrid, Barcelona, Vigo, Málaga…Todo vale, si con ello se activa la economía.

   En ese momento culmen en que la música y la luces de Navidad eran una manifestación de armonía, cuya acción atraía mi atención y la del público presente, se me desvió la cámara del móvil y comencé a grabar las imágenes publicitarias del video del comercio de enfrente, que vendía ropa interior. Debía de decir: sin comentarios, y así espero una sonrisa socarrona de ti, lector. Pero, la verdad, es que me sentí decepcionado, había perdido la inocencia. ¡No la que tú te figuras y has pensado! Me refiero a la inocencia de ese niño que cree en los Reyes Magos. Porque la Navidad que yo creo la han puesto en venta.

     La razón vital que nos mueve es la de vivir el presente, la de agotar el tiempo de modo acelerado y divertirse sin reparos. Porque la máxima que nos aplicamos es que la vida es breve. Decimos que la vida es tan corta, que apenas son dos días: un día para vivir y, el otro para prepararse para morir. Este pensamiento filosófico es el cultivo que abona el modelo de vida que hemos creado, de una sociedad de consumo. Y nada ni nadie tiene la culpa, porque pensar en culpabilidad supondría buscar pecados y pecadores. Lo único que es cierto y, no podemos negarlo, es el miedo que tenemos al futuro.

    No es cuestión de decir que el pasado fue mejor, porque recuerdo que los años de mi infancia fueron de carestía. Pero había hogar y los dulces de Navidad se elaboraban en casa. Los regalos se recibían con ilusión. Aunque no eran grandes regalos, pero tenían la calidez humana de ser artesanos, porque algunos juguetes te los hacían tus padres o abuelos. Eran juguetes duraderos. Había también quienes no recibían ningún regalo, como describe el poeta Miguel Hernández: “Por el cinco de enero, /para el seis, yo quería / que fuera el mundo entero / una juguetería. / Y al andar la alborada / removiendo las huertas, /mis abarcas sin nada, /mis abarcas desiertas”. Pero esa pobreza, a la que alude el poema, sigue existiendo hoy también. Por desgracia, con una gran desigualdad en el mundo, porque unos viven en la opulencia y otros viven en la indigencia. En esto no ha cambiado nada.

  A pesar de esta vorágine de compras y de vida acelerada, donde cada uno va a lo suyo, yo como soy un sentimental, pienso que es posible un mundo mejor. Que el telediario, algún día, nos informe de buenas noticias. Me dirás tú, lector, ¡qué soy un iluso! Y, es verdad, tienes razón. Hablando de la razón, te digo que el germen de todos los males de la historia ha sido la locura de los poderosos por tener razón. ¡Qué bien nos sale todo cuando ponemos sentimientos a nuestros actos! Cuando actuamos con comprensión y nos situamos en el lugar del otro. El espíritu de la Navidad es tener comprensión y solidaridad. ¡Apuesta por este espíritu!

                                                                    José Marcelo Ruiz

NOTA: Las luces de Navidad pertenecen a Málaga (España)

Este artículo ha sido publicado en la prensa NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía), el 20 de diciembre de 2019. Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés por darle difusión a los temas culturales, de opinión y pensamiento.

La historia del profesor

Dedicado a mi profesor D. Francisco Del Pino Roldán

José Marcelo  Ruiz

EL MAESTRO“De niño, / iba a la escuela/de Pampanito. /Cuando cada maestro /tenía su escuela, / y una cartilla para todos los niños. /Cuando en la escuela/ de Pampanito, sólo había niños. /Que las niñas/ iban a la escuela/ de doña Pepita. (…) Pupitres llenos de cabecitas de niños, que no alcanzaban / a sus pupitres vacío de libros”. Con estos versos recuerdo a mi primer maestro de escuela, en los comienzos de los años sesenta del siglo pasado. Esa escuela paupérrima, que se iba “a batir la leche en polvo, / la leche en polvo/ que en el jarrito de lata/ se tomaba/ a media mañana”. Como comenta el autor del prólogo de mi poemario Poemas de cal y arena, el profesor D. Cristóbal Martín Rivas, quien conoció también al maestro y la escuela aludida, hablando de la enseñanza dice: “Rinde homenaje al `MAESTRO PÚBLICO´ de aquellos años de pobreza económica y anímica. Aquellos maestros y maestras que tenían que enseñar a grupos tan diversos y con tanta escasez de medios, y presididos por tantos signos políticos y religiosos, bien merecen un gesto como el de Antonio Machado ´… a mis maestros guardo vivo afecto y profunda gratitud”.

 Después comenzaron los años setenta y, en esa fecha, el inicio de mis estudios de bachillerato en el instituto “Reyes Católicos”, que era el único que existía para toda la comarca de la Axarquía, lo que demostraba la escasez de centros educativos. Era un privilegio ser alumno y tener la oportunidad de estudiar. Aunque se seguía bajo la presidencia del mismo signo político y religioso, pero comenzaba a reinar un espíritu nuevo: de respeto, de compromiso, de rebeldía a cuestionar los temas. Existía admiración hacia el profesorado, porque ellos daban ejemplos. Recuerdo cómo un profesor le llamó la atención a un alumno, porque no hizo los deberes de estudio: “¿Sabe usted cuánto le cuesta al Estado el asiento que ocupa? No está usted aquí para derrochar el dinero que invierten por usted, ni para perder el tiempo”.

Fueron años muy difíciles para el profesorado que carecía de libertad y, también, para el alumnado porque se le exigía mucho. Pero se valoraba el esfuerzo y la voluntad. Había una calidad pedagógica y humana muy grande, como expresa el profesor don Francisco Del Pino Roldán, quien anteponía, primero, a la persona, y después la asignatura. Gracias a ellos, aprendimos valores y fuimos los ciudadanos que hicieron posible la venida de la democracia.

Estamos en las primeras décadas del siglo XXI y los cambios que se están produciendo son tan acelerados que, como consecuencia, se pierde la perspectiva de la realidad. Y esta situación de incertidumbre está produciendo la pérdida de valores pedagógicos como son el esfuerzo y la voluntad, los cuales siempre han sido importantes para lograr las metas profesionales.

Hemos llegado a un modelo de sociedad donde se valora más lo que tienes, que lo que eres. Y se antepone antes el dinero que consigues sin esfuerzo, que la profesionalidad. Ante esta situación la labor docente se siente impotente.

Y en esta desolación de impotencia un maestro me confiesa: “El oficio de maestro es ingrato. Ingrato per se. Primero porque los alumnos son niños y permanecen ajenos al transcurrir de sus vidas, bastante tienen con superarse en los niveles de sus juegos electrónicos. Segundo, sus progenitores están angustiados con la meta que se han propuesto de ser los padres perfectos. Aunque vivan divorciados. Tercero, la administración navega en una nave insonorizada a miles de años luz de distancia de una Tierra, de la que no quiere saber más que los impuestos que obtiene de los contribuyentes”.

Sólo nos queda esperar `la ley del péndulo´: la que vuelve a poner las cosas en su sitio. Pero, si no es posible su llegada, lo lamentaremos, porque dejaremos de hablar de educación y de formación.

                                                                                                           José Marcelo Ruiz

Ilustración del dibujo del pintor José Antonio García González

Nota:  Ha sido publicado en la prensa NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía), el 13 de diciembre de 2019, acogiéndose al espacio de la columna, por lo que no fue posible publicarlo en su integridad. En el blog  el artículo está integro tal como lo concebí.

Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés por los temas de cultura, de opinión y pensamiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entrevista a D. Francisco Del Pino Roldán

 Entrevista realizada por el poeta José Marcelo Ruíz

FOTO ENTREVISTA A RANCISCO DEL PINOD. Francisco Del Pino Roldán realizó los cursos de Doctorado en Geografía e Historia, y es licenciado por la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada. Pertenece al colectivo de profesores investigadores “Hespérides”, así como a la “Asociación de Críticos de Arte de Andalucía”.  El  I.E.S. “Reyes Católicos” de Vélez- Málaga, el 21 de noviembre de 2019, le ha puesto su nombre a la biblioteca del centro educativo.

“LOS RECONOCIMIENTOS SON UN ESTÍMULO PARA SEGUIR INVESTIGANDO Y ESCRIBIENDO”.

PREGUNTA.- Del curso escolar 1970/ 1971  hasta 1999/2000 (año de su jubilación), ha formado parte del claustro del profesorado del I.E.S. “Reyes Católicos”. ¿Qué razones le motivaron para quedarse en el  instituto y vivir en Vélez- Málaga?

RESPUESTA.- Ha sido varias razones: la  más importante y emocional fue porque conocí a Ana María, mi esposa. Pero Vélez-Málaga la conocí, con anterioridad, cuando estuve un verano impartiendo clases en la residencia de estudiantes de Trayamar (Algarrobo). La convivencia con el profesorado del instituto “Reyes Católicos” ha sido muy buena, en el cual hice y mantengo grandes amigos, porque no hacía ni hago distingo de ideologías ni creencias. Esta es la mejor actitud para favorecer el dialogo y la amistad. Después surgió el apego por la ciudad y su historia.

P.- Usted  ha impartido docencia a muchas generaciones de alumnos. Yo he sido testigo  de la calidad humana de su pedagogía, porque, en los años setenta, fui alumno de usted. ¿Cómo expresaría, en una frase, sus vivencias  cómo docente?

R.-  En la educación y formación de mi alumnado siempre he tenido  esta máxima: “Hay que anteponer, primero, a la persona  y, después la asignatura.”

P.- ¿Qué consejos daría usted al profesorado actual?

R.- Que sea profesor en toda la extensión del significado de la palabra. Y, para serlo,  no debe de actuar como administrador de unos conocimientos, sino tener siempre presente que es transmisor de unos valores, de una historia y  de una cultura. También es muy importante que el profesor tenga una gran capacidad de adaptación a los cambios sociales, tecnológicos…

P.- ¿Desde los años setenta hasta la actualidad, qué valores   han mejorados y cuáles se han perdido?

R.-   Se ha mejorado, principalmente, en la convivencia y en la igualdad. Han decaído valores religiosos. La tecnología nos ha traído un mundo global que es complejo, porque favorecen a los jóvenes, pero a los mayores no es difícil adaptarnos. Y se está perdiendo el contacto personal.

P.-  Cómo persona estudiosa de la historia, usted ha aportado interesantes trabajos que han aumentado el legado histórico de Vélez – Málaga y, también, de su ciudad natal, Cártama. ¿Qué ha significado para usted la dedicación de escritor e investigador de la historia?

R.- Unas veces he trabajado sólo y, otras veces, en equipo con Francisco Montoro,  Eduardo Molina y Armando Terrer… Esto suponía realizar un trabajo laborioso, en el cual se daba a conocer importantes hallazgos,  lo que me ha dado grandes satisfacciones, porque he aprendido mucho.

P- ¿Qué visión histórica  tiene usted sobre el presente siglo XXI?

R.-Decía mi catedrático de Historia Universal que “la historia son hechos del pasado, acumulados en el presente y proyectados hacía el futuro”. Es evidente que algunos hechos que, actualmente, están acaeciendo son consecuencia de no  haberlos superado en el pasado. Esto no sólo ocurre en España o cualquier país determinado, sino que tienen la particularidad, en el presente siglo, de afectar de manera global.  El libro La muerte de la cultura cristiana del escritor estadounidense John Senior,  plantea una reflexión sobre la pérdida de valores, los cuales sustentaban la cultura occidental. Este es un problema actual que está determinando el presente y el futuro.

P.- El 21 de noviembre de 2019, el I.E.S. “Reyes Católicos”, le hizo a usted un homenaje y se puso su nombre a la biblioteca del Centro. ¿Háblame de los reconocimientos que ha recibido  y qué ha supuesto para usted?

R.- El acto de  poner mi nombre a la biblioteca ha sido para mí muy emotivo. Desde que entré en el curso 1970/1971 estuve  muy unido a la biblioteca, catalogando libros y poniéndolos a disposición del alumnado y del profesorado. También me han otorgado otros reconocimientos, como el Axarquico de Honor en 1991, y la Corporación Municipal del Ayuntamiento de Vélez- Málaga me concedió el nombre de una calle, entre otros premios. Todos han sido un gran estimulo para seguir investigando y escribiendo.

P.-  ¿Tiene usted  algún proyecto nuevo de trabajo?

R.-Sí, un estudio sobre Doña Juana I de Castilla y D. Felipe I de Habsburgo.

Foto homenaje

                        Foto del homenaje al profesor D. Francisco Del Pino Roldán,

El I.E.S. “Reyes Católicos”de Vélez Málaga, el 21 de diciembre de 2019, le pone el nombre del profesor D. Francisco Del Pino Roldán a la biblioteca del Centro.

Esta entrevista ha sido publicada en la prensa NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía),el 13 de diciembre de 2019. Mi agradecimiento personal al director del medio D.Francisco Gálvez por su interés por los temas de cultura, de opinión y pensamiento.

 

Entrevista a Marisol Espinosa, secretaría de la Asociación de personas con diabetes de la Axarquia.

“La finalidad de la asociación es sensibilizar sobre la diabetes y buscar vías de solución que mejoren la calidad de vida de los pacientes”.

Entrevista realizada por José Marcelo Ruiz

Foto entrevista ADIAXAPREGUNTA-  ¿Cuándo  y cómo surgió la Asociación de Personas con Diabetes de la Axaruía (Adiaxa) , y con qué finalidad?

RESPUESTA.- Surge como respuesta a la necesidad de las familias afectadas de la comarca de la Axarquía,  con el objetivo de aunar fuerza para afrontar la enfermedad de la diabetes. La finalidad de la asociación es sensibilizar sobre la diabetes y buscar vías de solución que mejoren la calidad de vida de los pacientes.

P.- ¿Usted cómo madre de hijos diabéticos,  puede contar qué atenciones y dedicaciones necesitan?

R.-Si la diabetes es de tipo 1, que es  la más grave, la atención principal es el control de los niveles de glucosa en la sangre, que hay que realizar de día y de noche. Esto supone que durante la noche hay que despertar al paciente, para realizar el control varias veces. Eso le conlleva un cansancio  muy grande, porque no tiene un sueño continuado.

P.-  ¿Qué programas realiza la asociación?

R.-Programas como conferencias de sensibilización y orientación sobre la diabetes en Centros educativos, en Centros de salud…  Organizamos también cursos de formación a las familias afectadas. Además acompañamiento a la familia y a los pacientes en el inicio de la enfermedad.

P.-   Si el principal objetivo de ADIAXA es sensibilizar sobre la enfermedad y buscar vías de de solución que mejoren la calidad de vida de los pacientes.  ¿Qué  los logros han alcanzado ya?

R.- Entre los últimos logros, la Federación de Asociaciones Diabéticos de Andalucía, a la cual pertenecemos,  ha logrado  la financiación de la Junta de Andalucía del sistema de monitoreo de glucosa Flash. El cual consiste en implantar en el paciente un sensor que mide el nivel de glucosa, así se evitan los continuos pinchazos en los dedos.

P.- ¿Contáis con apoyos económicos de la administración o con voluntarios?

R.-No tenemos apoyo económico de  ninguna administración. La asociación está abierta a cualquier colaboración, hay socios colaboradores que hacen donativos económicos o en especies. Contamos siempre con voluntarios del personal sanitarios. Damos gracias a los colaboradores y voluntarios por su buena disposición.

P.- ¿Qué  supone la publicación de libros relacionados con la diabetes, como Chiqui Sweet-Una dulce historia interminable, de Lorena Aguinaleo, y el apoyo de esta autora a  la asociación?

R.- Chiqui Sweet es para nosotros un libro con el cual nos identificamos en su totalidad, porque ha sido escrito desde la vivencia con la diabetes.  Lorena Aguinaleo ha cedido, de manera altruista, los derechos de autor a nuestra asociación. De cuya acción estamos muy agradecidos los socios, porque,  no sólo supone una ayuda económica, es una motivación que nos ánima y nos levanta la moral.

P.- ¿Habéis tenido algún reconocimiento a vuestra labor?

R.- En mayo de 2019, el Ayuntamiento de Sayalonga le otorgó a ADIAXA el Níspero de Honor. Este reconocimiento nos hace sentirnos orgullosos de nuestro trabajo y dedicación,  y nos indica que vamos por buen camino.

P.-El 14 de noviembre 2019 se celebró el  día mundial de la diabetes. ¿Qué actividades habéis realizado?

R.-  Mesa de participación ciudadana, Charlas- coloquios, II edición camina con la diabetes´, mercadillo solidario, clases magistrales, desayuno saludable…

P.-  ¿A dónde debe dirigirse para ser socio o colaborar con ADIAXA?

Puede llamar al teléfono: 640186559 o escribiendo a nuestro e- mail: adiaxa@hotmail.com Podéis seguirnos en Facebook : Asociación de personas con diabetes en la Axarquía.

” LA ASOCIACIÓN ESTÁ ABIERTA A CUALQUIER COLABORACIÓN, HAY SOCIOS QUE HACEN DONATIVOS ECONÓMICOS O EN ESPECIES”.

                                                        José Marcelo Ruiz

Entrevista publicada en la prensa NOTICIAS 24 (Comarca de la Axaruía), el viernes, 22 de noviembre de 2019, nº 248.  Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés por temas de cultura, social, de opinión y pensamiento.

Una dulce historia interminable

 

IMAGEN UNA DULCE HISTOR“Aprendí con el tiempo que controlar la diabetes a la perfección es literalmente imposible. Y mientras no asumamos esta complejidad, estamos desesperados. Al final vives con ella, unos días mejor y otros peor, pero vives, y eso es un paso importante.” Esta cita pertenece al libro Chiqui Sweet- una dulce historia interminable de la escritora y pedagoga Lorena Aguinaleo. Como dice en su biografía, es malagueña convencida y activa, enamoradiza, alegre y socialmente comprometida.

El libro es una puesta en escena de acercamiento a la vida de la enfermedad de la diabetes. Lo narra con  lenguaje afectivo y familiar, consiguiendo comprometer al lector y que  se identifiquen aquellos que la padecen.  Y, día a día,  tanto la familia como los  afectados van descubriendo cómo afrontar la diabetes. Esta convivencia con la enfermedad se convierte en un aprendizaje para ellos, que supone una motivación para vivir, que no pone límites para alcanzar los sueños.

En las enfermedades, como es  la diabetes, que exigen a los pacientes convivir con ella, la actitud de la familia es determinante. Los padres deben alejarse de ese sentimiento de culpabilidad, porque con esa actitud les están mostrando a sus hijos que lo que les pasa es lo peor, trasmitiéndoles desconfianza e inseguridad en sí mismos.  Lorena Aguinaleo  dice: “Es cuestión de ponerle una sonrisa a la vida y, aunque nos dé pereza, siempre podemos seguir para adelante. (…)La inocencia de los más pequeños hace que no se vea la cara más amarga de la diabetes, ésa que vemos los mayores, adultos a quien se supone que sabemos cómo enfrentarnos a los desaguisados que nos ‘regala la vida’. Quizá por ver más allá de lo que tenemos delante, nosotros mismos nos fabricamos barreras, un no puedo o que esto es imposible”. Lo cierto es que lo importante es aprender a convivir con la enfermedad, tomándola como un reto, y  que ella no sea impedimento para el desarrollo personal y social.

Son dignos de admirar las personas que, de por vida, tienen una enfermedad o una diversidad funcional, nos dan ejemplos de espíritu de superación. También hay que dar gracias a esas familias o personas cuidadoras que, con paciencia y comprensión, les transmiten ánimo para superarse y  les dan motivos para vivir.

 Hay razones vitales como tener fe en la vida y esperanza en el porvenir, pero ambas tambalean ante graves enfermedades, … Pero el secreto de mantener viva la fe y la esperanza, en estas situaciones extremas, nada ni nadie le ha dado explicación científica. Es tan personal que me atrevería a decir que, únicamente, depende de su visión individual sobre la vida y el sentido que posea para vivirla.  La persona con esperanza y fe termina aceptando convivir con la enfermedad, lo hace de manera estoica. Y su vivir, día a día, se convierte  en aprender a perdele el miedo a la muerte.

No quiero perderme en profundas reflexiones filosóficas, pero sí pediros que reflexionéis sobre los valores humanos y  la verdadera esencia de la vida.  E insistir en lo complejo que somos los seres humanos: lo bueno y lo malo. Que sólo tienen autentico valor las cualidades buenas,  porque nos hacen fuertes, así como las maldades nos  convierten en débiles y destructivos

Porque pienso como el poeta: “No creo en el infierno: si el infierno lo haces tú, tirano/ con el dolor ajeno. Yo me rebelo/. (…) No creo en el cielo: si el cielo del que me hablas, / no es para vivirlo en esta tierra, que piso, quiero y amo”.

                                                        José Marcelo Ruiz

Este artículo se ha publicado en NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía), el viernes, 22 de noviembre de 2019, número: 248.  Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés por los temas: de cultura, de opinión y pensamiento.

 

ENTREVISTA A ÁNGEL MIGUEL BERMÚDEZ HERNÁNDEZ

José Marcelo entrevista al escritor Ángel Miguel Bermúdez Hernández

Foto de la entrevista a Ángel Miguel BermúdezÁngel Miguel Bermúdez Hernández, nace 1964 en Vélez- Málaga. Está licenciado en Biología, y trabaja desde hace más de de veinticinco años como profesor en distintos centros educativos de Andalucía. Actualmente compagina su labor docente con la escritura.

Trasmito lo importante que son par mí las emociones, el disfrutar de la vida, la literatura y las artes”

PREGUNTA- Usted es profesor de biología. ¿Cómo compagina usted la docencia con su dedicación a la literatura?

RESPUESTA.- El conocimiento es universal y todo, de alguna forma, está relacionado. En biología, además de  enseñar unos conocimientos concretos, también se trabajan unos valores y una actitud ante la vida. Estos valores están siempre  presentes en mi literatura.

P.- ¿En qué momento descubre usted la literatura? ¿Cuáles son sus motivaciones para escribir?

R.- Soy un buen lector. Desde pequeño he leído muchos libros de  aventuras y, también los clásicos. Mi sueño siempre ha sido escribir. Llegó el momento de tomar la decisión y comencé a escribir hace unos años. Mi principal  motivación  es hacerlo con placer. El resultado es bueno, cuando lo que escribo les interesa a los lectores. Me produce gran satisfacción.

P.- Tuve el placer de asistir a la presentación de su última obra Veinte historias y un deseo, lo he leído  y me ha sorprendido como consigue usted llevar lo cotidiano a la literatura. ¿Háblame de ello?

R.- Es un proceso que a mí mismo me sorprende. A partir de un hecho casual o de un recuerdo, de algún comentario  o alguna anécdota real, dejo volar mi imaginación y mi creatividad, consiguiendo  desarrollar el tema sin perder la realidad. Logro potenciar la parte más creativa que tiene el ser humano.

P.- Decimos que la realidad siempre supera a la literatura, y que la literatura sólo es un reflejo de ella, una manera de mostrarla. ¿Cuál es su finalidad cuando escribe?

R.- Trasmitir lo que para mí es importante: las emociones, el saber disfrutar de la vida y apreciar el valor que tiene, así como la importancia de la literatura y  de las artes. Estos valores son esenciales en la vida  y, día a día, son los que les enseño a mis alumnos. Los  tengo siempre presente y consigo llevarlos a la literatura.

P.-En la anterior novela  Los días por venir desarrolla el  problema social de la violencia de género, mostrando los perfiles de los personajes. ¿Qué pretende usted comunicar al lector, al tratar el tema de la violencia de género en la literatura?

R.- Surgió de una forma colateral, mi intención era contar una historia familiar, local. Pero sólo incluí una parte de esa historia y me atrapó, sintiendo la necesidad de ampliarla y de desarrollar la parte básica y fundamental de la obra. Mi objetivo es trasmitir que seamos conscientes de lo bueno y malo que llevamos dentro. El drama de la humanidad  es tomar conciencia de ello, reconsiderar la importancia que tiene la relación humana.

P.-  Su primera novela  Luz y vida, trata el tema del amor a través del tiempo, en escenarios tan dispares como África y Turín. Háblame de la novela.

R.- Lo que quiero es trasmitir la importancia del amor en todo momento, y cómo se mantiene a través del tiempo, para ello la adorne con una trama muy dinámica, una intriga que atrapara al lector para que no se perdiera. Pero, en el fondo, la novela trata de la historia del amor humano.

P.-   Al oírle hablar ahora del amor, observe en la presentación de su último libro que su forma de expresarse era más como  poeta que  como escritor de novela. Cuando he leído su obra, he confirmado esa sensibilidad que tiene usted por los temas humanos. ¿Hábleme de ello?

R.- La poesía es la sublimación de la literatura y de las emociones. Lo que procuro es llevar el amor en cada acto de mi vida. En la literatura he conseguido plasmar el  tema del amor, teniéndolo siempre presente. Al tratar temas humanos estoy más cerca de la poesía.

P.- ¿Estás trabajando en un nuevo proyecto literario?

R.-Sí. Quiero seguir la senda de los breves relatos. Me siento muy satisfecho y cómodo. Así  compagino bien el tiempo dedicado a la docencia y a la escritura. Para conocer mi trabajo literario pueden consultar mi web: novelasangemiguel.com.

Image                     

   Entrevista realizada por José Marcelo Ruiz

Esta entrevista ha sido publicada en la prensa NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía), el viernes, 08 de noviembre de 2019. Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés por la cultura y los temas de pensamiento y de opinión,

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El faro de la poesía – Blog participativo y abierto, editado por el poeta José Marcelo Ruiz

A %d blogueros les gusta esto: