Arte ingenuo o la ingenuidad en el arte

En el arte hay que crear como niño, hacerlo con el amor y la pasión de un corazón grande.

Dibujar o  pintarobras-da-artista-naif-rosangela-borges-a-venda-com-ajur-sp-24989-6 como niños, con la capacidad de asombrarse siempre ante el mundo que les rodea, manifestando sus emociones: miedo, alegría, pena… Construyendo su otra realidad vivida de la fantasía o de las pesadillas de sus sueños, para desentrañar su interior.
Porque los niños y las niñas cuando hacen un garabato o arrojan la tinta de un color lo hacen como jugando, como divirtiéndose, pero también como búsqueda de conocerse a sí mismos.
Estas aptitudes de asombrarse siempre, de jugar, de divertirse, de continua búsqueda, son propias de los poetas-artistas. Y los niños, con su ingenuidad, son los auténticos poetas- artistas.
Ante el papel o el lienzo en blanco, como yo le llamo “virginidad poética”, o como María Zambrano le llama “la nada creadora”. Nos comenta la pensadora hablando de los dibujos de Picasso: “Despertando en el ánimo ese asombro, esa alegría que sólo nace ante lo que es creación. Pues nada es más creación que lo que nace de la nada”.
Me imagino al niño Pablo Ruiz Picasso en la plaza de la Merced queriendo atrapar el vuelo de la paloma en un papel, en el trazo de unas líneas. He ahí, la creatividad de los niños ante lo que denomino virginidad poética: ellos son los únicos que no tienen pánico a enfrentarse a ese vacío, a esa “nada creadora”, que supone el papel o el lienzo en blanco. Él –Pablo– que dibujó y pintó como un niño, convirtiendo su ingenuidad, en genialidad.
La actividad creativa es importante en la niñez, porque los niños no manifiestan ningún interés en el producto creado, sino en vivir el placer de expresarse en la elaboración de la obra, en ese hallazgo de experiencias.
Asimismo, la educación artística aporta otros valores fundamentales en la formación de la infancia como: ser personas vitales, felices y motivadas. Adquieren mayor capacidad de iniciativas y seguridad en sí mismo.
El arte ingenuo (del francés “Naïf”), se denomina a la corriente artística caracterizada por la ingenuidad y espontaneidad, el autodidactismo de los artistas, los colores brillantes y contrastados, la perspectiva acientífica captada por intuición; así como una búsqueda nueva de expresión, que ofrezca una visión sincera exenta de artificios.

Porque todos estos aspectos están relacionados con la creatividad infantil, a la que quiere imitar, diríamos en su esencia: “la ingenuidad”, como he dicho de asombrarse ante el mundo que le rodea, y de reinterpretar la realidad.

El arte ingenuo ha derivado a otros modelos de expresión,  que pueden ser considerados como una manifestación contemporánea de las vanguardias, comparte con el arte abstracto el hecho de prescindir de toda referencia directa a los datos de la realidad. Porque igual que el niño, el artista ingenuo no representa las cosas como ellas son, sino como cree imaginarlas o como piensa que son, apelando para ello a la imaginación o la memoria.

Y si nos ponemos analizar el arte abstracto, observamos que es línea y color, que se asemeja al garabato infantil y al derroche de manchas de luz con las que el niño quiere expresar su mundo interior.
En el acto creativo: el dibujo es la sombra, así como el color es la luz, pertenece a la vida, la línea a la vida y al subconsciente.
Es por ello, que el adjetivo “ingenuo” o el adverbio “ingenuidad”, jamás debemos tomarlo como concepto peyorativo, cuando se trate de hablar de arte; sino como la cualidad que todo artista-poeta debe mantener, a lo largo de su vida, de asombrarse como un niño. ¡Pobre es, quien ha dejado de ser niño, porque ha dejado de ser creativo!
Y todo esfuerzo que se haga en potenciar la creatividad en la infancia es digno de aplaudir, como la exposición de “La II Bienal de Arte y Escuela”, realizada en mayo, organizada por el Centro de Profesorado de la Axarquía.
Y el IX Concurso de Pintura Infantil “El pincel de oro”, el tres de junio, coordinada por la pintora Teresa Pombo, en el que han colaborado empresarios de Torre del Mar y Vélez- Málaga.

                                                                 José Marcelo Ruiz  (poeta)

Este artículo está publicado en prensa: Noticias 24 -Comarca de la Axarquía, el 13 de junio de 2016. Gracias al director Francisco Gálvez por su interés por la cultura.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s