LAS VISIONES DE “EL CARMELO”, POEMARIO DE JOSÉ MARCELO RUIZ, PRESENTACIÓN POR HAYDÉE ALICIA ACOSTA (PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN DE LA AVENTURA DE ESCRIBIR) – EN NERJA- (MALAGA

las-visiones-de-el-carmelo-001Casa de las Palabras  – Nerja  a 25 de junio de 2008-

En la presente tertulia, La Asociación La Aventura de Escribir, desde esta Casa de las Palabras, da lugar a la presentación del poemario: Titulado Las Visiones de “EL Carmelo” obra perteneciente a José Marcelo Ruiz, malagueño del pueblo de Algarrobo. Actual coordinador de las tareas literarias en el colegio público “Vicente Aleixandre”- Torre del Mar (Málaga)- (donde trabaja). También pública en la revista Utopía Poética desde que se fundó. Posee una amplia obra literaria de poemarios, cuentos, poemas infantiles, relatos breves y coplas de flamenco.

Conocí a Marcelo en el  Primer  Encuentro Provincial de Poetas celebrado en Torrox (Málaga), donde hemos coincidido en años sucesivos. Es la primera vez que he leído una recopilación suya literaria, como es este libro de poemas. Me ha sorprendido el estilo, porque más que la expresión de sentimientos, es casi una representación anímica de un personaje, que no es otro que el ser humano, que asaltado por las incongruencias de su propio existir, se lanza a dar testimonio de sus sentimientos, deseos y frustraciones.

Es un libro interactivo, es decir que  no nos permite ser leído de una manera contemplativa, como lo que esta fuera de nosotros, sino que nos implica en la emoción provocando reacciones, aunque sea de rebeldía o de rechazo, al negarnos a vernos reflejados en ese espejo que insiste en que veamos poema a poema. Tiene toda la carga existencial del ser que puja por salir de sí mismo y abandonar su soledad, su auto-conmiseración y darse a compartir, aunque sea a través de su pesimismo.

El espejo, símbolo principal de su temática, es el instrumento indispensable para llegar a él, a su interior, ya que sólo por empatia (aunque sea momentánea) es posible sondear en los oscuros e intrincados pozos existenciales comunes a todo ser humano. Desde mi interpretación, su espejo le devuelve una realidad oscura, automatizada en la mediocridad y en la confusión. Él es el propio reflejo de lo que reniega y es tan sólo un fragmento de esas miles de sombras con las que se identifica buscando la luz.

Su voz es el grito del loco y se vale de artilugios de grafo-poemas visuales para obligarnos a seguir sus pasos (su dialéctica) y comprender mejor sus visiones de la realidad. El proceso de este loco, deshabitado de la credulidad y la cordura, pasa por tres momentos: Primero: la negación (un desdén hacía lo presente y lo conocido que se transforma en desolación; Segundo: la ira, en que se nos muestra fuera de sí, casi diabólico, para poder trascender su propio “YO”; Tercero: la  entrega (por fin  acepta el profundo dolor que le provoca ese vacío) para dejar así paso a la reconstrucción de su sentido de vivir.

Él espera ser rescatado de su negrura, a través de ese juego un poco maléfico de las palabras. Busca la comprensión y el reconocimiento a fuerza de provocar estupor y rechazo o repulsa. Así nos fuerza, poniendo en juego nuestra estabilidad para seguirlo, porque necesita que le sigamos, pues de eso depende ganarse nuestra comunicación. Es en definitiva, el grito de socorro de quien ha llegado a sus propios límites. Primero reniega profundamente de lo absoluto, hasta el odio, hasta la burla, para luego volver a crecer en lo principal, en lo verídico, es decir en sí mismo. Su mensaje, creo que es la búsqueda desesperada por la supervivencia, no ya de su propia vida, sino de la esperanza como lucha, como camino.

Tenemos un excelente prólogo de Francisco Ruiz Noguera con la exacerbada sensibilidad del autor a flor de piel.

Ahora, que cada cual haga su trabajo leyendo este libro, enfrentándose a su propio diálogo interior, removiendo sus cimientos desde lo oscuro a la luz.

                                                           Haydée Alicia Acosta.

                                               Presidenta de la Asociación la Aventura de Escribir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s