Presentación de la novela: La sombra del pasado de Amalia María Jiménez

 

Presentación de la novela La sombra del pasado “El pasado que pasó a serlo sin haber sido nunca presente, […] algo que llegó a ser retardado o pretérito hasta que llega el instante en que aparece inevitablemente, no puede ser entendido ni asimilado… […] Esto último tiene lugar cuando se trata de algo que la persona no quiere tomar en cuenta; origen de un error que se repite o un umbral que se resiste a ser traspasado.”

Estas palabras  de la pensadora María Zambrano, recogidas en  su libro Los sueños y el tiempo, que nos habla del poder que ejerce el pasado sobre el ser humano. Me va servir para explicar la novela de Amalia Mª Jiménez, La sombra del pasado.

El pasado se hace una losa que pesa toda la vida, e incluso forma parte de la genética que se  irá trasmitiendo a las posteriores generaciones. Esto ocurre cuando se comete un grave error que no se supera, como puede ser un horrendo crimen que no se paga. La autora del crimen se convierte en verdugo y víctima del acto, porque lo padece ella, sus hijos y sus nietos… Éste es el tema de la novela y su  el eje central es la  presencia del pasado.

El nombre del  título La sombra del pasado es muy acertado, porque la sombra representa aquello que siempre nos acompaña, nunca nos abandona. La sombra es ese delito que está presente en la conciencia. Amalia Jiménez va desentrañando el drama de la historia  en un  triángulo espacio-temporal: Majan es el pasado, un pueblo  de la vieja castilla de la provincia de Soria que actualmente está  abandonado. Vélez de Benaudalla es el presente, un pueblo de la provincia granadina bañado por el río Guadalfeo y rodeado de sierras,  que es donde viven sus descendientes. La isla de Ibiza será el futuro. Localizaciones reales que potencian el realismo del drama.

En este triángulo espacio- temporal la autora mueve muy bien los hilos del tiempo, ubica  tres generaciones, tres mujeres: la nieta (Valeria), la madre (Sofía), la abuela (María).  Porque para explicar el comportamiento del  presente tiene que conocer el pasado. No hay futuro, si los errores del pasado no se han superado.

Nos va mostrando la manera de ser de los personajes. Cómo encuentran las respuestas en el pasado, de por qué vivieron una infancia infeliz.

  • Era dolor. Sentía que no era nadie, cada día me afectaba más los desprecios de padre y la apatía de madre me derrotaba poco a poco.
  • Porque hallé respuestas a tantas preguntas sin respuestas que me estuve haciendo durante muchos años.

El dolor es mayor cuando  descubren que fueron hijos nacidos, pero no deseados.

Cuando el miedo  está presente hace que los hechos se repitan en el tiempo. Oímos a Valeria confesar: “Yo sería la que estaría embarazada nueve meses, la que pariría, y luego aquello de ser madre se me antojaba de ser tan comprometido, que estaba tan segura que la vida no sería la misma”.

Por otra parte, la autora implica al lector/a  a sopesar las circunstancias sociales, culturales y religiosas  que padecen los personajes: La culpabilidad de ser diferente, la falsa moral que se impone, la ignorancia,  la miseria; todas ellas son atenuantes de un crimen  tan horrendo como es el delito contra la maternidad. Cuya autora es verdugo y víctima.

El crimen se comete porque la autora se siente abandonada, se siente miserable y piensa que “La vergüenza, el dolor, la humillación envolverían a mi madre por muchos años. No me veía infligiéndole esa amargura”.

-“No tuvo ni una puñetera palabra amable. ¡Frío como sus muertos!, como yo fuera una pared. – Si cuentas algo lo negaré, diré que me quieres echar el muerto y que a saber de quién te has preñado”.

Es en el sueño  donde  se manifiesta la pesadilla de este crimen que perturba la conciencia: -Yo seguiré llena de culpa, de pesadillas hasta el final. Con estos sueños tan terribles que jamás me han abandonado desde que  enterré a mi criatura.

El tiempo dice que lo cura todo, pero sólo si se cumple con él y se subsana el mal que lo produce. Esto es lo que pretenden los personajes que son víctimas  también y herederos del crimen, quieren liberarse del sentimiento de culpabilidad, para ello deben perdonar y perdonarse.

Amalia Jiménez como autora de la novela La sombra del pasado abre una ventana  de esperanza, de futuro en la nieta Valeria, que toma el relevo de la abuela y procura librarse de la sombra, del peso del pasado. Aunque suponga padecerlos en sus propias entrañas.

“Valeria estuvo un rato de píe frente aquella lápida de mármol. Portaba a Gabrielillo en brazos y hablaba con María en silencio. Estaba segura que allá donde quiera que estuviera su abuela podía verla y escucharla. Gabrielillo era el hijo sin padre que María no pudo tener y que en manos de su nieta había recobrado vida.”

Gracias Amalia por entregarnos una novela que nos conmueve, que todo lector se sentirá implicado a emitir juicios, sin librarse de ser juzgado él también. Toda mujer se sentirá identificada.  Enhorabuena por tan bello trabajo, que toca lo  más humano: la vida.

                                                                   José Marcelo Ruiz

Esta novela se presentó, el día 08 de marzo de 2019, en el Centro Cultural Nuestra Señora “Virgen del Carmen”- Antigua Azucara.- Torre del Mar.

Adjunto el enlace del vídeo de la presentación:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s