Entrevista a Marisol Espinosa, secretaría de la Asociación de personas con diabetes de la Axarquia.

“La finalidad de la asociación es sensibilizar sobre la diabetes y buscar vías de solución que mejoren la calidad de vida de los pacientes”.

Entrevista realizada por José Marcelo Ruiz

Foto entrevista ADIAXAPREGUNTA-  ¿Cuándo  y cómo surgió la Asociación de Personas con Diabetes de la Axaruía (Adiaxa) , y con qué finalidad?

RESPUESTA.- Surge como respuesta a la necesidad de las familias afectadas de la comarca de la Axarquía,  con el objetivo de aunar fuerza para afrontar la enfermedad de la diabetes. La finalidad de la asociación es sensibilizar sobre la diabetes y buscar vías de solución que mejoren la calidad de vida de los pacientes.

P.- ¿Usted cómo madre de hijos diabéticos,  puede contar qué atenciones y dedicaciones necesitan?

R.-Si la diabetes es de tipo 1, que es  la más grave, la atención principal es el control de los niveles de glucosa en la sangre, que hay que realizar de día y de noche. Esto supone que durante la noche hay que despertar al paciente, para realizar el control varias veces. Eso le conlleva un cansancio  muy grande, porque no tiene un sueño continuado.

P.-  ¿Qué programas realiza la asociación?

R.-Programas como conferencias de sensibilización y orientación sobre la diabetes en Centros educativos, en Centros de salud…  Organizamos también cursos de formación a las familias afectadas. Además acompañamiento a la familia y a los pacientes en el inicio de la enfermedad.

P.-   Si el principal objetivo de ADIAXA es sensibilizar sobre la enfermedad y buscar vías de de solución que mejoren la calidad de vida de los pacientes.  ¿Qué  los logros han alcanzado ya?

R.- Entre los últimos logros, la Federación de Asociaciones Diabéticos de Andalucía, a la cual pertenecemos,  ha logrado  la financiación de la Junta de Andalucía del sistema de monitoreo de glucosa Flash. El cual consiste en implantar en el paciente un sensor que mide el nivel de glucosa, así se evitan los continuos pinchazos en los dedos.

P.- ¿Contáis con apoyos económicos de la administración o con voluntarios?

R.-No tenemos apoyo económico de  ninguna administración. La asociación está abierta a cualquier colaboración, hay socios colaboradores que hacen donativos económicos o en especies. Contamos siempre con voluntarios del personal sanitarios. Damos gracias a los colaboradores y voluntarios por su buena disposición.

P.- ¿Qué  supone la publicación de libros relacionados con la diabetes, como Chiqui Sweet-Una dulce historia interminable, de Lorena Aguinaleo, y el apoyo de esta autora a  la asociación?

R.- Chiqui Sweet es para nosotros un libro con el cual nos identificamos en su totalidad, porque ha sido escrito desde la vivencia con la diabetes.  Lorena Aguinaleo ha cedido, de manera altruista, los derechos de autor a nuestra asociación. De cuya acción estamos muy agradecidos los socios, porque,  no sólo supone una ayuda económica, es una motivación que nos ánima y nos levanta la moral.

P.- ¿Habéis tenido algún reconocimiento a vuestra labor?

R.- En mayo de 2019, el Ayuntamiento de Sayalonga le otorgó a ADIAXA el Níspero de Honor. Este reconocimiento nos hace sentirnos orgullosos de nuestro trabajo y dedicación,  y nos indica que vamos por buen camino.

P.-El 14 de noviembre 2019 se celebró el  día mundial de la diabetes. ¿Qué actividades habéis realizado?

R.-  Mesa de participación ciudadana, Charlas- coloquios, II edición camina con la diabetes´, mercadillo solidario, clases magistrales, desayuno saludable…

P.-  ¿A dónde debe dirigirse para ser socio o colaborar con ADIAXA?

Puede llamar al teléfono: 640186559 o escribiendo a nuestro e- mail: adiaxa@hotmail.com Podéis seguirnos en Facebook : Asociación de personas con diabetes en la Axarquía.

” LA ASOCIACIÓN ESTÁ ABIERTA A CUALQUIER COLABORACIÓN, HAY SOCIOS QUE HACEN DONATIVOS ECONÓMICOS O EN ESPECIES”.

                                                        José Marcelo Ruiz

Entrevista publicada en la prensa NOTICIAS 24 (Comarca de la Axaruía), el viernes, 22 de noviembre de 2019, nº 248.  Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés por temas de cultura, social, de opinión y pensamiento.

Una dulce historia interminable

 

IMAGEN UNA DULCE HISTOR“Aprendí con el tiempo que controlar la diabetes a la perfección es literalmente imposible. Y mientras no asumamos esta complejidad, estamos desesperados. Al final vives con ella, unos días mejor y otros peor, pero vives, y eso es un paso importante.” Esta cita pertenece al libro Chiqui Sweet- una dulce historia interminable de la escritora y pedagoga Lorena Aguinaleo. Como dice en su biografía, es malagueña convencida y activa, enamoradiza, alegre y socialmente comprometida.

El libro es una puesta en escena de acercamiento a la vida de la enfermedad de la diabetes. Lo narra con  lenguaje afectivo y familiar, consiguiendo comprometer al lector y que  se identifiquen aquellos que la padecen.  Y, día a día,  tanto la familia como los  afectados van descubriendo cómo afrontar la diabetes. Esta convivencia con la enfermedad se convierte en un aprendizaje para ellos, que supone una motivación para vivir, que no pone límites para alcanzar los sueños.

En las enfermedades, como es  la diabetes, que exigen a los pacientes convivir con ella, la actitud de la familia es determinante. Los padres deben alejarse de ese sentimiento de culpabilidad, porque con esa actitud les están mostrando a sus hijos que lo que les pasa es lo peor, trasmitiéndoles desconfianza e inseguridad en sí mismos.  Lorena Aguinaleo  dice: “Es cuestión de ponerle una sonrisa a la vida y, aunque nos dé pereza, siempre podemos seguir para adelante. (…)La inocencia de los más pequeños hace que no se vea la cara más amarga de la diabetes, ésa que vemos los mayores, adultos a quien se supone que sabemos cómo enfrentarnos a los desaguisados que nos ‘regala la vida’. Quizá por ver más allá de lo que tenemos delante, nosotros mismos nos fabricamos barreras, un no puedo o que esto es imposible”. Lo cierto es que lo importante es aprender a convivir con la enfermedad, tomándola como un reto, y  que ella no sea impedimento para el desarrollo personal y social.

Son dignos de admirar las personas que, de por vida, tienen una enfermedad o una diversidad funcional, nos dan ejemplos de espíritu de superación. También hay que dar gracias a esas familias o personas cuidadoras que, con paciencia y comprensión, les transmiten ánimo para superarse y  les dan motivos para vivir.

 Hay razones vitales como tener fe en la vida y esperanza en el porvenir, pero ambas tambalean ante graves enfermedades, … Pero el secreto de mantener viva la fe y la esperanza, en estas situaciones extremas, nada ni nadie le ha dado explicación científica. Es tan personal que me atrevería a decir que, únicamente, depende de su visión individual sobre la vida y el sentido que posea para vivirla.  La persona con esperanza y fe termina aceptando convivir con la enfermedad, lo hace de manera estoica. Y su vivir, día a día, se convierte  en aprender a perdele el miedo a la muerte.

No quiero perderme en profundas reflexiones filosóficas, pero sí pediros que reflexionéis sobre los valores humanos y  la verdadera esencia de la vida.  E insistir en lo complejo que somos los seres humanos: lo bueno y lo malo. Que sólo tienen autentico valor las cualidades buenas,  porque nos hacen fuertes, así como las maldades nos  convierten en débiles y destructivos

Porque pienso como el poeta: “No creo en el infierno: si el infierno lo haces tú, tirano/ con el dolor ajeno. Yo me rebelo/. (…) No creo en el cielo: si el cielo del que me hablas, / no es para vivirlo en esta tierra, que piso, quiero y amo”.

                                                        José Marcelo Ruiz

Este artículo se ha publicado en NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía), el viernes, 22 de noviembre de 2019, número: 248.  Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés por los temas: de cultura, de opinión y pensamiento.

 

ENTREVISTA A ÁNGEL MIGUEL BERMÚDEZ HERNÁNDEZ

José Marcelo entrevista al escritor Ángel Miguel Bermúdez Hernández

Foto de la entrevista a Ángel Miguel BermúdezÁngel Miguel Bermúdez Hernández, nace 1964 en Vélez- Málaga. Está licenciado en Biología, y trabaja desde hace más de de veinticinco años como profesor en distintos centros educativos de Andalucía. Actualmente compagina su labor docente con la escritura.

Trasmito lo importante que son par mí las emociones, el disfrutar de la vida, la literatura y las artes”

PREGUNTA- Usted es profesor de biología. ¿Cómo compagina usted la docencia con su dedicación a la literatura?

RESPUESTA.- El conocimiento es universal y todo, de alguna forma, está relacionado. En biología, además de  enseñar unos conocimientos concretos, también se trabajan unos valores y una actitud ante la vida. Estos valores están siempre  presentes en mi literatura.

P.- ¿En qué momento descubre usted la literatura? ¿Cuáles son sus motivaciones para escribir?

R.- Soy un buen lector. Desde pequeño he leído muchos libros de  aventuras y, también los clásicos. Mi sueño siempre ha sido escribir. Llegó el momento de tomar la decisión y comencé a escribir hace unos años. Mi principal  motivación  es hacerlo con placer. El resultado es bueno, cuando lo que escribo les interesa a los lectores. Me produce gran satisfacción.

P.- Tuve el placer de asistir a la presentación de su última obra Veinte historias y un deseo, lo he leído  y me ha sorprendido como consigue usted llevar lo cotidiano a la literatura. ¿Háblame de ello?

R.- Es un proceso que a mí mismo me sorprende. A partir de un hecho casual o de un recuerdo, de algún comentario  o alguna anécdota real, dejo volar mi imaginación y mi creatividad, consiguiendo  desarrollar el tema sin perder la realidad. Logro potenciar la parte más creativa que tiene el ser humano.

P.- Decimos que la realidad siempre supera a la literatura, y que la literatura sólo es un reflejo de ella, una manera de mostrarla. ¿Cuál es su finalidad cuando escribe?

R.- Trasmitir lo que para mí es importante: las emociones, el saber disfrutar de la vida y apreciar el valor que tiene, así como la importancia de la literatura y  de las artes. Estos valores son esenciales en la vida  y, día a día, son los que les enseño a mis alumnos. Los  tengo siempre presente y consigo llevarlos a la literatura.

P.-En la anterior novela  Los días por venir desarrolla el  problema social de la violencia de género, mostrando los perfiles de los personajes. ¿Qué pretende usted comunicar al lector, al tratar el tema de la violencia de género en la literatura?

R.- Surgió de una forma colateral, mi intención era contar una historia familiar, local. Pero sólo incluí una parte de esa historia y me atrapó, sintiendo la necesidad de ampliarla y de desarrollar la parte básica y fundamental de la obra. Mi objetivo es trasmitir que seamos conscientes de lo bueno y malo que llevamos dentro. El drama de la humanidad  es tomar conciencia de ello, reconsiderar la importancia que tiene la relación humana.

P.-  Su primera novela  Luz y vida, trata el tema del amor a través del tiempo, en escenarios tan dispares como África y Turín. Háblame de la novela.

R.- Lo que quiero es trasmitir la importancia del amor en todo momento, y cómo se mantiene a través del tiempo, para ello la adorne con una trama muy dinámica, una intriga que atrapara al lector para que no se perdiera. Pero, en el fondo, la novela trata de la historia del amor humano.

P.-   Al oírle hablar ahora del amor, observe en la presentación de su último libro que su forma de expresarse era más como  poeta que  como escritor de novela. Cuando he leído su obra, he confirmado esa sensibilidad que tiene usted por los temas humanos. ¿Hábleme de ello?

R.- La poesía es la sublimación de la literatura y de las emociones. Lo que procuro es llevar el amor en cada acto de mi vida. En la literatura he conseguido plasmar el  tema del amor, teniéndolo siempre presente. Al tratar temas humanos estoy más cerca de la poesía.

P.- ¿Estás trabajando en un nuevo proyecto literario?

R.-Sí. Quiero seguir la senda de los breves relatos. Me siento muy satisfecho y cómodo. Así  compagino bien el tiempo dedicado a la docencia y a la escritura. Para conocer mi trabajo literario pueden consultar mi web: novelasangemiguel.com.

Image                     

   Entrevista realizada por José Marcelo Ruiz

Esta entrevista ha sido publicada en la prensa NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía), el viernes, 08 de noviembre de 2019. Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés por la cultura y los temas de pensamiento y de opinión,

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Somos lo que comemos

IMG_20191108_194113 (2)“Si se quiere mejorar al pueblo, en vez de discursos contra los pecados, denle mejores alimentos. El hombre es lo que come.” Esta cita pertenece al filósofo y antropólogo alemán Ludwing Feurbach que la dejo escrita en su obra Enseñanza sobre la alimentación

El ser humano ha hecho de la elaboración de su alimentación una cultura con identidad propia. Esto se ha dado como consecuencia de ser heredero de una tradición histórica-culinaria. Lo que me hace pensar en la importancia de la gastronomía como expresión cultural, como seña de identidad y de reflejo del estilo de vida de un pueblo. En su conjunto como legado de un arte y un saber.

Pero me duele que, políticamente, la identidad de un pueblo sea utilizada para crear frontera. Grave error en el que se cae, porque es negar la diversidad cultural en la que está inmerso. Es restringir la universalidad de sus valores: la lengua, el pensamiento, el arte, la literatura, y su gastronomía…

Quiero creer en esa identidad que me alimenta de la diversidad. Alejarme del localismo, pero sintiéndome orgulloso de mi cultura gastronómica, de mis espetos de sardinas que pido que lo declaren `Bien Cultural de la Humanidad.´ Porque el mal reside en ese pensamiento negativo, en esas falsas identidades que lo totalizan todo: niegan la buena cocina y universalizan la comida basura. Y son despreciativos de lo genuino, capaces de arrojar por la borda de lo virtual tu verdadera identidad.

La buena cocina necesita de tiempo. Que los productos sean naturales y criados en nuestra huerta, en nuestro mar, para que tengan los sabores de nuestra tradición gastronómica. No le hace falta ningún título de `Estrella Michelín´, ya lo posee, lo ha demostrado. Hay que darle tiempo y una mesa familiar, y no las prisas de `Masterchef celebrety´ que, con tanta aceleración, se nos indigesta los alimentos.

La vida acelerada es la raíz del problema, porque es el tiempo lo que hemos perdido, el cual nos lo compra y nos lo vende. Comemos como utilizamos la servilleta de papel, para usarla y tirarla. Hemos dejado de ser cocineros y comensales de nuestra cocina tradicional. Esto confirma lo dicho por Ludwing Feurbach: que somos lo que comemos.

Las preguntas obligadas que nos debemos hacer, para reflexionar sobre la pérdida de nuestra identidad histórica y cultural, donde la gastronomía ha tenido una función importante, serían: ¿Si somos lo que comemos, en qué nos hemos convertido? ¿Qué será de nuestra gastronomía como cultura culinaria? Las repuestas están presentes: una vida acelerada, una sociedad de despojos y desperdicios. Nos queda el consuelo, si se puede, de hacer un huerto en la terraza de nuestra casa. Volvernos a preguntar: ¿Dónde queda nuestra identidad cómo persona, cómo ser social y político?

Y si algún día eres dueño de tu tiempo y quieres comer bien, cocinas tú y pon los siguientes ingredientes: amor y tiempo al cocinar como lo hacía mi abuela y mi madre. Elaborar los alimentos como la mejor medicina para tu cuerpo, así recomendaba Hipócrates. Comparte tu mesa con la familia y con los amigos, como hacía el buen anfitrión Cicerón. Sirve el tipo de comida cuya historia conozca. Tus secretos de la buena cocina serán mejores si son conocidos, para que continúen existiendo.

                                                          José Marcelo Ruiz

Este artículo ha sido publicado en la prensa NOTICIAS 24(Comarca de la Axarquía), el viernes, 08 de noviembre de 2019. Mi agradecimiento Al director D. Francisco Gálvez por su interés por la cultura, los temas de  pensamiento y de opinión.