Todas las entradas por josemarceloruiz

Lo humano de la libertad

pandemia-kXYG-U100782752370KSG-624x385@El Correo
Foto “El Correo” – Artículo: “El último siglo concentra la mayor cantidad de amenazas epidemiológicas” (Sara Borondo)

José Marcelo Ruiz

« ¿A dónde me conduce la libertad /de ser humano? / Si el agua del río se la lleva. / ¿Por qué estoy hecho para el pensamiento?/  Si el pensar me duele, / como me duele / esa imagen confusa en el espejo»

Estos versos del poeta nos hablan de la libertad. Pero de una libertad, ante todo, humana, que está sujeta a la realidad y circunstancias de la naturaleza de la vida. Por lo tanto, es una libertad tan efímera como es la misma vida. Pues una cosa es pensar y otra cosa muy distinta es existir. Porque existir nos exige vivir, cada día, como una batalla que hay que afrontar.

No me vale para nada el silogismo de «Pienso, luego existo» del filósofo francés Descartes, para demostrar un racionalismo, el cual la vida no tiene. Porque el «ego», ese «yo interior» que mueve todo el inconsciente del ser, que se hace presente en todo lo humano: ambición, amor, odio… nos conduce hacia los instintos más primitivos. La voluntad queda relegada a una libertad sujeta y supeditada a la supervivencia.

Cualquier  pandemia como enfermedad que atenta la vida, cuestiona, de alguna manera, la existencia humana. Porque es ejemplo de rebeldía de la Naturaleza contra el ser humano. Rebeldía a las acciones del «Humano» como huésped. Quien la transforma a su antojo; cayendo en el error de olvidar que sólo está de paso. Y es, precisamente, ese «ego», el que le hace creerse dueño de la Naturaleza, quien le traiciona.

Tampoco nos valen los argumentos económicos, sociales, políticos… si no ponemos la libertad al servicio de la Naturaleza, entendida ésta como maternidad o fuente de vida, para aprender a convivir con y para ella. Esta convivencia nos exige tomar conciencia de que somos un huésped más que vive en ella. Que, como especie humana, también estamos en peligro de extinción. De nosotros, depende nuestra existencia.

La pregunta es obvia: ¿qué estamos aprendiendo ante un estado de pandemia que amenaza nuestras vidas? La respuesta individual no vale. Porque es necesario consensuar una repuesta única, pero no sobre qué hemos aprendido, sino a la cuestión de qué hacemos para revertir la situación y conseguir vivir en armonía con la madre naturaleza.

Si lo que impera, ante todo, es la continuidad de nuestra especie, para seguir trasmitiendo la herencia evolutiva que hemos recibido: la historia humana con sus aciertos y errores; entonces os digo que estamos en la buena dirección y hablamos el mismo lenguaje. No quisiera exponer la situación de forma alarmista, porque soy consciente de lo breve que es la vida, la necesidad que tenemos de vivirla intensamente, y disfrutando del bienestar. Pero también me importa mucho la humanidad y su existencia.

Como expone el filósofo alemán Immanuel Kant en su obra Crítica de la razón pura: «No hay libertad alguna, sino que en el mundo todo ocurre según las leyes de la naturaleza».  Con lo que se demuestra, y se hace evidente, que la naturaleza humana como lo humano de la libertad están sujetas  a las leyes de la naturaleza.  Lo dicho: De nosotros, depende nuestra existencia.

                                                           José Marcelo Ruiz

Este articulo ha sido publicado en la prensa NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía) el viernes, 26/06/2020. Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés por los temas de cultura, de opinión y pensamiento.

 

ENCUESTA A CARLOS CARDONA NAVAJAS AUTOR DEL LIBRO: VILLA MERCEDES- EN LA LEYENDA DEL TIEMPO .

Entrevista realizada por José Marcelo Ruiz

foto entrevista2 Cardona Navajas es Arquitecto Técnico y Graduado en Edificación por la Universidad de Granada , de donde es natural. Su vinculación con Villa Mercedes es familiar, ya que es  bisnieto de los promotores de su construcción y primeros propietarios. Esta relación ha sido la motivación para elegirla como tema de su primer trabajo de investigación. Cuyo trabajo es publicado en el libro VILLA MERCEDES- EN LA LEYENDA DEL TIEMPO

Pregunta.-  ¿Con qué dificultades se ha encontrado usted para realizar el trabajo de investigación sobre Villa Mercedes?

Respuesta.–  Como cualquier investigación, creo que lo más complejo es conseguir rescatar documentación relevante relacionada al objeto de cada trabajo. Es necesario tocar muchas puertas e indagar sobre cualquier pista, aunque con ella no llegues a ninguna parte. Ahora bien, la satisfacción al conseguir un documento histórico relevante es directamente proporcional al esfuerzo empleado en encontrarlo.

P.- Villa Mercedes es como una huella histórica que ha sobrevivido al tiempo, a los intereses especuladores de la construcción. Háblame de ello. ¿Cuáles han sido las razones de su supervivencia?

R.–  El que tiene el libro entre sus manos, aunque sea de contenido principalmente técnico, se responderá a esa pregunta de manera inmediata al leer las líneas que en el prólogo se dedican al respecto. Creo que, a veces, ocurren sucesos que marcan a una familia de por vida y que son muy difíciles de superar. Pero cuando dicha familia se mantiene unida y es capaz de levantarse, ese vínculo se vuelve muy fuerte. Villa Mercedes ha sido el escenario en el que se forjó esta unión, y permanece en pie juntando su familia cada verano después de casi nueve décadas.

P.–  Háblame de la importancia arquitectónica  e histórica del edificio Villa Mercedes. ¿En qué época fue construida y a qué estilo pertenece?

R.–  Villa Mercedes se proyecta y construye entre los años 1931 y 1932, época en la que la arquitectura española aún mostraba su afán en la búsqueda de un estilo nacional que la reconociese. Todo ello surgió a raíz de la Exposición Universal de Paris de 1900 y derivaría en la formación de estilos regionalistas que, dando por agotados la revisión de los grandes estilos clásicos, comenzaban a ceñirse más hacia una arquitectura que se relacionase con el propio paisaje y la historia local. Villa Mercedes se corresponde con el estilo regionalista andaluz, cuya consolidación emerge del concurso sobre reformas de fachadas de estilo sevillano convocado por el Ayuntamiento hispalense en 1912. Este estilo se desvanecería por completo a los pocos años de la construcción de Villa Mercedes, dejándola como uno de los últimos testimonios de dicha arquitectura que quedan en pie en esta localidad.

P.– Villa Mercedes es incluido PGOU/96 como edificio arquitectónico protegido. ¿Qué supone esta medida de responsabilidad para los propietarios?

R.-  El deber de conservación y rehabilitación en bienes inmuebles viene reflejado en la Ley de Ordenación Urbana de Andalucía, donde los propietarios son los responsables únicos de dicho deber. Por otro lado, estaría el nivel de protección arquitectónica establecido para Villa Mercedes y su parcela anexa, cuyos condicionantes urbanísticos limitan las actuaciones sobre el edificio a obras que se destinen a la conservación o recuperación de la fisonomía original del mismo, dando la posibilidad de modificar espacios interiores siempre que dichas actuaciones no afecten a la envolvente exterior y sus remates

P.-  ¿Qué interés tiene la administración sobre Villa Mercedes?

R.-  Desde mi punto de vista, entiendo que el interés principal es el de que se mantenga en uso y en las mejores condiciones posibles de conservación. En el caso de que el uso desapareciera afectando a la conservación del edificio, el interés sería el que cualquier administración tiene sobre un bien patrimonializable que sea de propiedad privada, intentar conseguirlo por el menor coste posible y recuperarlo para un uso público.

P.– ¿Qué  intervenciones hay que realizar para su conservación?

R.–  En sus casi noventa años de antigüedad, el edificio ha estado en constante uso, aunque no fuera consecutivo y, aparte de la remodelación interior que tiene en los años sesenta, ha sido objeto de mantenimiento periódico. Esta situación, adherida a la calidad de la edificación de modernas técnicas constructivas en su época, lo mantiene a día de hoy en buen estado de conservación. No obstante, de cara a una intervención de mejora de mayor envergadura, Villa Mercedes mejoraría con la restauración de los revestimientos de su envolvente y el saneado y protección de sus ornamentadas cerrajerías, sin embargo ¿qué sentido tendría restaurar unos revestimientos sin actuar previamente sobre los causantes de sus lesiones? Estaríamos hablando ya de actuaciones más intrusivas sobre las que poder consolidar posibles asientos diferenciales en sus elementos portantes, resolver las presumibles filtraciones debidas a la red enterrada de saneamiento y/o bloquear la humedad que el edificio absorbe del terreno por capilaridad.

P.-  ¿Sobre quién o quienes recaen los gastos de conservación del edificio, sólo de los propietarios o hay ayuda de la administración?

R.-  Villa Mercedes se mantiene únicamente con la aportación de sus propietarios. La administración local ha ordenado varias veces la ejecución de diversas actuaciones de mantenimiento, pero nunca ha aportado nada para ellas.

P.– La familia de propietarios de Villa Mercedes la ha utilizado, tradicionalmente, como descanso vacacional. ¿Actualmente, hay alguna propuesta de nuevo uso por parte de los propietarios o la administración?

R.-  Por ahora no. Aunque en mi trabajo de investigación me aventurase en realizar una simulación con una propuesta de reconversión de Villa Mercedes hacia un nuevo cometido que fuera técnicamente viable, Villa Mercedes hoy en día mantiene el mismo cometido original de seguir acogiendo y reuniendo a la familia propietaria.

P.– El libro es una joya por la calidad del trabajo, pero he observado a un autor amante de la historia, muy preocupado por la incidencia ambiental y económica. ¿Cómo Arquitecto Técnico qué mejoras propondría usted para Torre del Mar?

R.–  Más que como arquitecto técnico, me gustaría aprovechar para dar mi opinión como residente. Aunque granadino de nacimiento, he residido en la provincia durante los últimos 9 años, muchos de los cuales han sido en este pueblo.

Creo que el avance que ha tenido Torre del Mar en estos años no tiene precedentes. El trabajo realizado en el paseo marítimo, junto con unas playas repletas de equipamientos y servicios para uso y disfrute durante todo el año, han llenado de vida sus inviernos. Veo también muy acertada la idea de peatonalización del centro urbano, mejorando así la vida de sus residentes que cambian el ruido del tráfico por el sonido de sus paseantes, haciendo sus calles más sociales y atractivas al turista lo cual fomenta el consumo en los comercios locales.

Sin embargo, animaría a la administración a seguir apostando por la recuperación y puesta en valor de los edificios y demás elementos singulares que aún quedan en pie, tales como la Casa de la Viña, el Cortijo de Giner, las murallas del fuerte de la Torre, etc. impidiendo así su continua degradación. En cuanto a Villa Mercedes, al ver la foto incluida en su ficha perteneciente al catálogo de bienes protegidos de la provincia, me es inevitable puntualizar sobre el efecto negativo que produce el elemento “apergolado” del paseo, presuntamente decorativo, sobre la visual exterior del edificio. Considero que contradice los aspectos fundamentales en los que se basa dicha protección.

Por otro lado, noto cierto distanciamiento con respecto la vegetación y forestación en las nuevas actuaciones llevadas a cabo, ya sea en las remodelaciones de rotondas alicatadas por completo con gresite o en la falta de vegetación de sombra en dichas calles peatonalizadas.

Debemos poner la vista hacia poblaciones más sostenibles y priorizar en los beneficios que nos dan a la larga los elementos de sombra natural, más que el posible ahorro cortoplacista de evitar su mantenimiento. Tenemos un clima privilegiado que permite el crecimiento de la vegetación de una manera generosa, creo que debemos aprovecharlo para que el pueblo y su entorno se integren en la naturaleza en mayor medida. Esto no sólo genera calidad de vida, sino que puede llegar a ser un factor de crecimiento económico si se gestiona adecuadamente.

Encuesta realizada por José Marcelo Ruiz

Esta entrevista se ha publicado en la prensa, NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía), el viernes, 12 de junio de 2020. Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés por los temas de cultura, de pensamiento y opinión.

 

Villa Mercedes, la huella histórica

José Marcelo Ruiz

   20151021_135957Hay siempre preguntas sin respuestas, porque el tiempo la sepulta y no queda nada de esa memoria, o bien queda tergiversada en una leyenda mal contada.  Pero en el caso de Villa Mercedes no ha ocurrido tal pérdida. Ella se ha mantenido en píe, sobreviviendo los avatares del tiempo, del progreso y contra la ambición de los intereses especuladores de la construcción. Esto ha sido posible gracias a “ese profundo sentimiento familiar  el que le ha permitido la permanencia en el tiempo, con su leyenda incluida.” Cita de Luis Alonso Martín Delgado,  recogida en el prólogo del libro Villa Mercedes en la leyenda del tiempo y cuyo autor es Carlos Cardona Navajas.

  Actualmente, `Villa Mercedes´ mira orgullosa al nuevo Paseo Larios, desafiando como una huella histórica al tiempo, e interrogándonos qué hicimos con su pasado, con aquellos edificios que les acompañaban y  que representaban  el florecer de una época, de una ciudad. Se preguntará también qué será de ella, porque un pueblo que olvida su historia y no la conserva, navega perdido en la marea del tiempo, sin ancla  donde fondear ni puerto donde atracar.

 Preguntas que el autor del libro Carlos Cardona se hace también. Nos presenta un trabajo de investigación buscando las respuestas. Lo hace motivado por varias razones: la primera, ese compromiso sentimental con Villa Mercedes y con su familia, la segunda y, no menos importante, la preocupación con la historia y el pueblo de Torre del Mar. Que como profesional, arquitecto técnico, desarrolla y plantea muy bien la parte técnica. Pero lo más importante que descubrimos es su amor por la historia y su preocupación por el futuro de Torre del Mar. Como declara en la encuesta apuesta por la recuperación  y puesta en valor de los vestigios históricos que  quedan: Casa de la Viña, el Cortijo de Giner, las murallas del fuerte de Torre del Mar… Evitar elementos que contradigan la protección de los edificios, como “apergolado” del paseo delante de Villa Mercedes. Expresa su preocupación por una población más sostenible, donde se apueste más por la vegetación natural.

  Hay  suficientes razones  para sentirnos  orgullosos de  Torre del Mar, porque es una ciudad abierta y hospitalaria, de esto he hablado en otros artículos. Que los errores cometidos en el pasado, así como los aciertos sirvan para aprender  y construir un mejor futuro. Es preciso  resaltar que el valor de una ciudad está en la calidad de su habitabilidad y de sus servicios. Que no está en levantar muchos bloques, ni hoteles que se apoderen de la vista abierta al mar, para tener turismo una temporada. (Como fue el craso error que cometieron  en la costa occidental de Málaga.) Ni tampoco lo justifica el aumento de densidad de población Que el lema publicitario: “Torre del Mar todo el año”  signifique sostenibilidad.

Enhorabuena Carlos Cardona por tu libro y la exposición. Gracias también por tu preocupación y magnífica aportación a la historia de Torre del Mar. Que Villa Mercedes sirva de ejemplo de conservación, consiga el apoyo de la administración y encuentre una propuesta viable de uso.  ¡Qué perviva siempre en la leyenda del tiempo!

                                                                                                             José Marcelo Ruiz

Este artículo se ha publicado en la prensa, NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía), el viernes, 12 de junio de 2020, número 256. Mi agradecimiento personal al director del medio, D. Francisco Gálvez, por su interés por los temas culturales, de pensamiento y opinión.

 

 

La poesía, una utopía del siglo XXI

artúculo sobre la poesíaLa poesía, como es hija de su tiempo, siempre ha ido unida a la realidad histórica que ha vi­vi­do. El verdadero poeta ha sido y es trasmisor de los sentimientos de un pueblo, poniendo su sensibilidad a su servicio, a esa realidad humana con la cual se identifica. To­da actividad creativa que dé la espalda a la rea­lidad, cae en el va­cío. Esta concepción es la defendida por María Zambra­no, porque ella une fi­­losofía y poesía en su método “la razón poé­­tica”, en la que an­­tepone la intuición a la razón. Ella nos ha­­bla del poeta-filósofo, que define co­­mo: “el poeta que en su pensamiento ha conservado ese vín­culo sagrado con la rea­lidad”.

En la complejidad de definir la poesía, ésta se ha visto malparada por los críticos literarios que la han encasillado en función de cómo se presentaba: género literario de expresión rítmica musical con estructuras de estrofas definidas. Es en el siglo XX cuando se plantea otra visión nueva, se comienza a preocuparse más por el mensaje, buscando otras formas de expresión con la finalidad de liberarla de su encasillamiento. Nace la mal denominada ‘poesía libre’.

En las vanguardias se da una preocupación por la sonoridad  y la imagen que proyecta la palabra; buscando con ansiedad la identidad de la metáfora. Esta actitud gana en la calidad expresiva del lenguaje, pero facilita menos la comunicación, quedando en un lenguaje inteligible para una minoría, lo que supone alejarse de la sociedad. La otra tendencia está representada por los seguidores que tienen siempre presente el mensaje y la preocupación por la realidad social y humana en la que viven; buscando modos de expresiones donde el significante y el significado tengan un único cuerpo. Dos tendencias que tienen sus orígenes de referencias  en poetas como Juan Ramón Jiménez y Antonio Machado. Ambas tendencias son acertadas, porque son dos visiones de expresión de los sentimientos humanos. Pero el problema radica en la comunicación, en hacer cómplice o no al lector. Si se crea un lenguaje poético cerrado, que  sólo es inteligible para una élite de poetas y de críticos literarios, se cae en escribir para una minoría. Se acusa, erróneamente, de que la poesía es minoritaria. Es minoritaria porque la han llevado a ese estancamiento.         El verdadero poeta debe pensar en los lectores como personas que viven y sienten, y saber que para hacerle partícipe de la poesía, no sólo le bastan campañas de acercamiento: de recitales y lecturas poéticas. Es necesario que escriba para ellos, le hable de tú a tú,  compartiendo los mismos temas humanos. Este es el camino para rescatarla de su estancamiento y llevarla a sus orígenes, donde nació: en ese instante en que la madre abraza a su hijo recién nacido, y le canta una nana.

En estos primeros años del siglo XXI se ha producido un avance tecnológico que  ha traído la comunicación global, pero por los derroteros de un mundo digital. El individuo queda hundido en la ‘masa’, deshumanizado y perdido en las redes. Esta nueva situación nos conduce a pensar sobre la función de la poesía en el presente siglo, a plantearnos que  no son válidos los conceptos adquiridos históricamente: los que hasta ahora entendíamos por poesía. Habrá que redefinir su función y su concepción, siendo necesario realizar una interiorización a las entrañas de la sociedad. Partir desde su inicio, rescatando al ser humano y su humanidad. Porque es hora que la obra poética se manifieste. Hable ‘la forma’ como ‘el fondo’. Hay que eliminar ‘la forma’ como representación vacía, hasta conseguir que sea un todo: un lenguaje de expresión del pensamiento humano. Que haya unidad entre el significante y el significado, para lograr que  surja la metáfora de la luz que refracta la realidad de nuestro ser y vomitarla tal como la siente nuestras entrañas. Rescatar al poeta-filósofo, ahora adormecido, despertarlo para que vuelva a asombrarse y expresar la realidad existente. Hay que reconocer la sacralización de la poesía pero, ante todo, su cualidad humana. Para conseguirlo es necesario mantener los pies clavados en el barro de la tierra, y con las manos agarrar ‘la boca de Dios’ para que hable,  descubrir lo oculto que hay en nosotros; recuperando la humanización.

Sacralizar la poesía significa llevarla a sus orígenes, reconociendo sus funciones humanas y divinas. Elevemos la poesía a su posición divina y, partiendo de aquí, buscar lo trascendente del ser humano. Así la poesía ocupará su lugar, al que alude María Zambrano, cuando nos dice que “la poesía habitará como verdadera in­ter­mediaria entre el mun­do oscuro infernal y en el de la luz, don­de las formas apa­recen”.

Cuando habitemos la poesía, sepamos que estamos sintiendo nuestras entrañas, las cuales están en los ín­fe­ros del ser, donde ahondamos para en­contrar las respuestas a tantas preguntas. Acercándonos a esta concepción de la poesía como entrañas, la veremos muy necesaria para vivirla de manera íntima y en comunidad. Que nuestro reconocimiento hacia la poesía sea el mismo compromiso que mantenemos con la vida. Toda manifestación creativa y artística que redunde en conocernos, en mejorar la convivencia social, es un acto poético. De algún modo, todos estamos llamados a sentirnos poetas, por el hecho mismo de vivir. Porque “ser poeta”, como confirma María Zambrano, no es el que acierta a versificar; “poeta es alguien que padece en su vida de hombre mortal, sujeto a todas las relatividades de la vida humana, el peso de lo más comprometedor, la responsabilidad más exigente, lo que proviene de decir lo aún no dicho, de expresar lo que gemía en el silencio, en las fronteras mismas de lo inefable…”.

Quiero finalizar con estas palabras: acerquémonos a la poesía, veámosla como un hecho necesario que nos hace ser más humanos. Atrevámonos a buscarla, a comprenderla y a vivirla. Aunque la concibamos como una utopía en este presente siglo XXI, pero es más necesaria que nunca.

                                                                                                 Reflexiones sobre la poesía

                                                                               José Marcelo Ruiz

                                                                                     (poeta)

Este artículo se  ha publicado en la revista malagueña La Garbía (de pensamiento, filosofía, literatura y arte) en su número 9, en marzo de 2020.

                                                           http://www.revistalagarbia.com/

Mi agradecimiento personal al editor de la revista Andrés García Baena  por su manifiesto interés por los temas culturales.

artúculo sobre la poesía

 

 

 

 

 

SERGIO ESCARONE PÉREZ ES EL AUTOR DE LA NOVELA “EL PESCADOR DE LA TORRE”

Presentación del poeta y novelista Sergio Pérez Escarone, que ha publicado su novela El pescador de la Torre, 07 de febrero de 2020.                                                                                                                                               

                                                                José Marcelo Ruiz                                                                           

 El VIEJO PESCADOR DE LA TORREHe mencionado, en otras ocasiones, que hablar de la vida de un poeta o de un escritor, no se encierra en una cronología de fechas mencionando los premios que ha obtenido y las obras que ha publicado, implica conocer sus obras. Si nos acercamos a la persona de Sergio Escarone, encontraremos al hombre social y trabajador, pero cuando él habla de su verdadera vocación, descubriremos al músico, al escritor y al poeta.

Sergio Escarone nace en Montevideo (Uruguay). Demuestra su capacidad artística, a una edad muy temprana, dando conciertos con grupos musicales y ejecutando a la perfección cualquier instrumento de percusión.

 Si ahondamos en en su vida y en su pasado, conoceremos al  joven estudiante comprometido con la democracia. Quien, en la década de los setenta, se rebela  contra el golpe de Estado que padece su país Uruguay; uniéndose a la lucha por la defensa de la justicia y los derechos democráticos perdidos.  Sergio Escarone forma parte de la unidad estudiantil, la cual se enfrenta a un gobierno inconstitucional, defendiendo  la libertad de todos los presos políticos e inocentes desaparecidos que, cada día, se sumaban  por entonces. Porque el gobierno implantaba el miedo y el terror. Esta situación le obliga, con sólo quince años de edad, emigrar a Argentina. Pero, nuevamente, los cambios políticos y económicos que se padecen en Argentina, le hace regresar a Montevideo.

Su visión de derribar fronteras, le hace mirar hacia España. En el año 2002  es cuando llega a Torre del Mar, le conocemos  como Monitor deportivo.  Desde su llegada, se incorpora a la Escuela de Fútbol de Torre del  Mar, donde se dedica a la educación deportiva de jóvenes y adolescentes. Su labor la realiza estimulada por el lema: “Nuestro enemigo, las drogas, nuestra arma, el deporte” Sergio Escarone  pasa gran parte de su vida en la Escuela deportiva como colaborador y sin fines de lucros 

Estas pinceladas sobre su vida nos dice de Sergio Escarone que es un hombre comprometido, sensible y muy humano. Cualidades más que suficientes para formar al escritor, al músico de vocación y, en su conjunto, al poeta que vive en él.

 De su poemario Deseos del alma he elegido esta estrofa, que pertenece al poema Luz del alma, donde  habla de su padre con añoranza

Padre como  extraño

tu sonrisa, tu mirada,

si eres luz y esta es tu alma

quédate encendida sobre mi cara,

para sentir tus besos esta mañana.

Sergio Escarone nos habla también  de cómo afecta la guerra a la infancia. Lo podemos leer en  el libro Paradigmas, de cuentos y poemas, en su poema Reflexiones:

 Tres niñas en la guerra.

¡qué niñas tan valientes!

caminan esquivando bombas

para ayudar a la gente.

Heridos por todas partes

las niñas los va curando.

Deberían estar en la escuela,

tendrían que estar estudiando.

 

Tres niñas en la guerra,

¡qué no le causen daño,!

tres niñas tan valientes

que no llegan a diez años.

Si el mundo tuviera paz,

las niñas que van llorando,

tal vez con algún juguete

feliz estarían jugando.

Lo conocí, personalmente, en el año 2005, cuando publicó su primer poemario Deseos del alma.  Más tarde formamos parte de la Tertulía Literaria que se celebraba en  el bar “Jordi” en la población de Torre del Mar (Málaga). Que teníamos  juntos con los poetas: Enrique Zattara, Francisco Granados, Carmen Talamonte, Marta Verdura Aguilar, Idelfonso Gómez, Julio Gallego, Yolanda Hontiyuelo, Reme Aguilar, Sergio Escarone y, quien le escribe José Marcelo Ruiz. Posteriormente, participó en los recitales poéticos `Recitarte, los cuales se organizaba con la colaboración de la Tenencia de Alcaldía de Torre del Mar (Málaga)

Enhorabuena, Sergio, por tu nueva novela El pescador de la Torre, que auguro que tendrá grandes éxitos.

El acto de la presentación de la novela se realizo,  07 de febrero de 2020, en el Centro Cultural  Ntra. Sra. del Carmen, – Edificio Antigua Azucarera de Torre del Mar (Málaga).

                                                              José Marcelo Ruiz

 

 

 

 

Que hablen las mujeres…

“el feminismo es una estrategia no sólo para superar la opresión de género, sino también el racismo, el fascismo y la explotación económica” ya que su objetivo último es la igualdad de todos. ( Angela Yvonne Davis)

       José Marcelo Ruiz

angela-davis-142ed7b4c63241e2ea05fa1de7c6340e-
Ángela Yvonne Davis

“Si hiciésemos un estudio pormenorizado, a través de la historia, encontraríamos que la mujer es la mediadora entre el reino de los valores y la modesta realidad social […] La mujer es el factor fundamental en ese lento trabajo de creación de un alma colectiva. La que nos ha unido con el pasado, con el suelo, con las costumbres y aspiraciones del grupo humano, y que poco a poco definen -los valores- específicos del grupo”. Esta cita pertenece a la pensadora María Zambrano, recogida del libro La aventura de ser mujer, publicado por la editorial Veramar, cuyo autor es Juan Fernando Ortega, filósofo, ex­-director de la Fundación María Zambrano. En la cita resalta la cualidad de que la mujer ha sido siempre ‘alma’, mediadora de los valores, con la labor de de unir el pasado y el futuro.

 Se elige el ocho de marzo como ‘día de la mujer’, pero esa fecha no debe quedarse sólo en una celebración, sino implica, además, reflexionar sobre el modelo de convivencia y de sociedad que queremos. Esa convivencia debe ser consensuada por la mujer y el hombre, en esa concepción de ser ‘Persona’, que exige una sociedad democrática. La filósofa española Amelia Valcárcel, en su libro Feminismo en el mundo global, escribe: “La igualdad en las democracias no es una condición empírica y, probablemente, nunca llegue a serlo, es una condición pactada lo que la convierte en un valor. (…) Durante largas generaciones y milenios las mujeres han estado sometidas a un orden de importancia y de jerarquía. La rebelión verdadera contra ese orden jerárquico, sólo se ha conseguido en el seno de la convivencia social democrática. Pero la mayor parte de las sociedades que conocemos no son democráticas; las democracias son sólo una parte de la humanidad, pequeña y excepcional”. En ese mismo sentido el filósofo alemán Herber Marcase reconoce que “La liberación de la mujer es el movimiento político más radical de la actualidad.” Liberación que hace posible la existencia de la democracia, cuyo modelo social de convivencia tiende a ser justo, igualitario y más humano. Porque como argumenta Amelia Valcárcel, “el feminismo es uno de los mayores portadores de innovación social y moral, nos conduce a la paridad (…) Seguimos en la punta de lanza de un movimiento mundial e irreversible, por cuya agenda cruzan, ahora, buena parte de las tensiones civilizadoras”.

La filósofa y activista feminista estadounidense Angela Yvonne Davis, autora de libros como Mujeres, raza y clase, da una visión más combativa y universal, y dice que “el feminismo es una estrategia no sólo para superar la opresión de género, sino también el racismo, el fascismo y la explotación económica” ya que su objetivo último es la igualdad de todos.

Por lo expuesto por las pensadoras, se deduce que no se trata de conmemorar un día al año, sino que el ‘feminismo’ es un reto que hay alcanzar. Cuya finalidad es trabajar, día a día, por universalizar los derechos humanos; reconociendo la diferencia y la diversidad. Conservar y proteger la democracia como cuna de valores. Que a pesar de su imperfección, es el mejor modelo social de convivencia. Sólo nos exige estar en guardia ante cualquier amenaza.

                                                                            José Marcelo Ruiz

Este artículo se ha publicado en la prensa Noticias 24 (Comarca de la Axarquía), el viernes, 06 de marzo de 2020. Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés por los temas de cultura, de opinión y pensamiento.

14747128957493

unnamed
María Zambrano

Amelia Valcarcel

 

 

ENTREVISTA A DIEGO GUERRERO (Escultor)

“MIS ESTÍMULOS PARA CREAR SON MIRAR MI INTERIOR Y AL ENTORNO QUE ME RODEA” 

“Entre las obras que he creado, de las que me siento más orgulloso son las esculturas que he realizado para mi pueblo, Parauta. Me satisface ser profeta en mi tierra”.

“Me identifico más con la madera que con la piedra. La piedra es más fría. La madera es  cálida, y aporta mayores sensaciones de olores y texturas (…)    Porque la encuentro más cercana y es más agradecida para desarrollar mi trabajo creativo”                                                                

  Entrevista realizada por José Marcelo Ruiz

FOTO DE LA ESCULTOR DIEGO GUERRERO1Diego Guerrero es escultor, natural de Parauta,  pueblo enclavado en el Valle del Genal. Expone sus obras Emociones en C.C. “Virgen del Carmen”- antigua Azucarera hasta el 1 de marzo Torre del Mar. Lo hace en talla de madera, utilizando los troncos de olivo y castaño desechados como recurso, para su creación.

PREGUNTA.- ¿Cómo se planteó usted la decisión de dejar su trabajo de funcionario para dedicarse a la escultura?

RESPUESTA.-  Gracias al escultor gallego Ricardo Dávila, con quien comencé en la escuela de talla. Aprendí experimentando un método de enseñanza que se realizaba en la antigua Grecia. Fuimos alumnos Chico Andrade y yo. Esta experiencia supuso una oportunidad que no deje pasar. Me abrió una perspectiva nueva de ver la vida, de comenzar un ciclo nuevo; dejando atrás  el de mi trabajo como funcionario, en el cual no me sentía realizado. Ha sido un gran acierto tomar esta decisión, porque el mundo del arte me da grandes satisfacciones. En particular, la escultura que he conseguido dominar.

P.- El poeta francés Baudelaire decía que la inspiración era dedicación y trabajo. ¿Es usted de la misma opinión?  ¿O es el Valle del Genal  su fuente de inspiración?

R.- Vivir en el valle del Genal es un privilegio. La naturaleza es una fuente de inspiración. Pero el oficio y la constancia son fundamentales en todos los aspectos de la vida. Por lo tanto, ambos son necesarios.

P.- Inicia su  formación artística en el año 2004; desde  esa fecha hasta la actualidad ha logrado grandes éxitos. Hábleme usted de los trabajos creativos que le ha dado mayor satisfacción.

R.- Estoy contento de, en tan corto tiempo, haber sido reconocido internacionalmente. Entre las obras que he creado,  de las que me siento más orgulloso, son las esculturas que he realizado para mi pueblo, Parauta, parece una pequeña Venecia. Mi mayor satisfacción: “Ser profeta en mi tierra”.

 P.- En la escultura trabaja usted la madera, la piedra… ¿Con qué material se siente más realizado  y consigue mayor  creatividad?

R.-. La diferencia  reside en que la piedra es fría y desagradable La madera es cálida y aporta mayores sensaciones, de olores y texturas. Otra cosa es el reto que me propongo al crear la obra. Pero me identifico con la madera, porque la encuentro más cercana y es más agradecida para desarrollar mi trabajo creativo.

 P.- ¿Cómo es el proceso de realización de una obra?  

Primero selecciono los troncos de madera que son apropiados para darle forma, según el tamaño de la obra. Después hago un estudio sobre el tema. Proyecto una maqueta en barro o un dibujo del trabajo creativo. Posteriormente, hago el volumen en la madera y comienzo a darle forma hasta lograr la mayor expresividad. La dificultad está en el cuidado y la firmeza  con que hay que ejecutar la obra, para no cometer errores. Porque no se puede corregir.

P.- Estuve en la inauguración de su exposición `Emociones´,  en Torre del Mar,  me ha sorprendido  el realismo con el que ha tratado el tema, en rostros humanos y en talla de madera. ¿Con qué dificultades se ha enfrentado usted  para desarrollar la temática?

El tema de las emociones exigía ponerle corazón y alma. Tenía un referente de cómo afrontar el trabajo. Gracias, al ejemplo de  mi maestro, Ricardo Dávila, quien, además, de escultor,  también es un gran dibujante y poeta. Sabía que tenía que recurrir a esos pasos, al dibujo y a la palabra. La dificultad era reflejar la expresividad, lo masculino, lo femenino. Conseguir ese realismo.

 P.- ¿Qué  estímulo y qué finalidad tiene su labor creativa?

 R.- Mis estímulos para crear son internos y externos. Por lo tanto, miro hacia mi  interior  y también me asombro del entorno que me rodea. Pero mi finalidad, al crear,  es trasmitir. Que la obra sea muy expresiva.

 P.- ¿En qué próximo proyecto está  usted trabajando?

R.- Primero quiero dinamizar la exposición Emociones en varios lugares. En el aspecto creativo trabajar con tallas grandes, de cuerpos enteros, desnudos.

                                                                                                                                                                                                                                                       Entrevista realizada por

                                                                                                         José Marcelo Ruiz

Esta entrevista se ha publicado en la prensa NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía), el viernes, 21 de febrero de 2020. Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés en los temas de cultura, de opinión y pensamiento.

 

ESCULTURAS DEL AUTOR

Alegría      FIRMEZA      SERENIDAD

La cara oculta de las emociones

José Marcelo Ruiz

AlegríaEn el  principio de los tiempos, existía un gran vacío. Sólo la Soledad reinaba en ese  infinito vacio. Era tan grande su Pena, que sus lágrimas caían lentamente y se expandían llenándolo. Las lágrimas extendían sus setecientos setenta y siete brazos surgiendo las estrellas. Y en el firmamento aparecía la Alegría vestida toda de luces”.

Así ve el poeta el origen de las emociones, como si Morfeo soñara la vida y las crease. Cada emoción tiene su compañera antagónica. Esa cara oculta que se descubre demacrada y que ahonda sus raíces en el corazón humano. Porque es el corazón con sus neuronas cordiales quien  las acoge y les da ánima. El alma humana surge y nos hace humanos.

La exposición  Emociones, del escultor Paurateño Diego Guerrero, que se puede visitar en el C.C. Ntra. Sra. del Carmen, Antigua Azucarera de Torre del Mar. Es una muestra del bien hacer, de esa sabiduría que tiene el oficio. Recicla los troncos desechados en el Valle del Genal y consigue ponerle rostro. Es como si se humanizará el árbol, para decirnos que él siente las mismas emociones. En nuestro inconsciente vive el recuerdo, de aquella época del principio de los tiempos, cuando no existía el hombre y todo era naturaleza. Ya existía un arbolito pequeño que vivía en el bosque que se llamaba Humano. Que fue el miedo quien le cambió, convirtiéndose avaro transformo toda la naturaleza. Ahora está atrapado sin conocerse, sin saber quién es, ni a dónde camina.

La cara oculta de las emociones es: no conocerse, no  saber para qué se ama, ni por qué se sufre. Esto ocurre cuando  convertimos el amor en egoísmo y el sufrimiento en un arma que nos destruye. Este estado de confusión  nos conduce a una profunda depresión. Vivimos de manera acelerada, sin valorar el ritmo de la vida, porque no le concedemos `tiempo al tiempo´. Se nos olvida dar las gracias, cada día, por despertar y ver amanecer. Tampoco sabemos conservar la vida como  lo hacen los árboles, porque, torpemente, destruimos su naturaleza, que es  la misma naturaleza de la que estamos hechos. Hay que aprender a vivir, pero también a saber morir…  Morir como mueren los árboles, de pie.

El arte es la única herramienta que nos salva al ser humano, para manifestar nuestras emociones e ir hacia la búsqueda de respuestas. Pero  el arte debe recuperarse como oficio; concediéndole el tiempo necesario. Para ello, hay que alejarse de esta vida acelerada y mercantilista. Es volver a sentir con los pies descalzos la tierra que nos alimenta. Las manos usarlas como verdaderos artesanos y alfareros. Hacer uso de la palabra justa que porta verdad. Porque la máquina debe estar a nuestro servicio, y no el ser humano ser servidumbre y esclavo de la tecnología.

Enhorabuena, escultor Diego Guerrero, por tu labor creativa. Que has sabido tallar con firmeza y maestría: esa pena negra del moribundo y la alegría iluminada del mártir.

                                                                   José Marcelo Ruiz

Este artículo se ha publicado en NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía), el viernes, 21 de febrero de 2020. Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez,  por su interés sobre los temas de cultura, de opinión y de pensamiento.

¿Tu verdad?

José Marcelo Ruiz

PAISAJE DE ATARDECER
Cita del libro La España de Galdós     de María Zambrano

“….Y aun le reveló más que nunca la verdad, esa verdad de la que brotan las verdades que un día pasaron por inventos […] Lo que sólo ocurre cuando se está no ante ‘la realidad de la vida’, sino más adentro y más allá, cuando la vida no se interpone con su realidad, aunque la muestre, cuando se vive en verdad, cuando se vive casi de verdad.” Esta cita pertenece al libro La España de Galdós  de María Zambrano, tomado del capítulo ‘En la verdad de la vida’. En él, la pensadora hace una reflexión sobre la verdad, basándose en el personaje de Galdós llamado Nina, un personaje que es ejemplo de sacrificio y de entrega para superar la miseria que padecen ella y su señora. La cruda realidad de la vida se antepone y se hace presente. Es el silencio de Nina quien grita la dolorosa verdad que muestra la vida.

Te invito, lector, a que hablemos, no de tu verdad ni de mi verdad, sino de la verdad y de lo verdadero. Que han pasado dos décadas del siglo XXI y, sustancialmente, nada ha cambiado; al contrario, la imagen de la virtualidad ha creado ‘verdades a medias’, que son auténticas mentiras. Porque tú y yo nos hemos creído el tópico de que ‘una imagen vale más que mil palabras’. Nos sentimos engañados, porque la imagen se manipula, y ya no son nuestros ojos los que ven la realidad del paisaje. Lo penoso es que perdemos sensibilidad de emocionarnos ante la presencia de esa mirada verdadera. Confundimos la mentira con la verdad, porque mil veces oyendo una gran mentira, la hacen una gran verdad; por ese otro tópico de que ‘si el río suena es porque agua lleva’.

La verdad hay que buscarla: “…ambulando por las callejuejas como un peregrino. /…en la plaza en donde el anciano encorvado por los años habita como una esfinge. /…en la iglesia del pueblo como un pordiosero sentado ante la puerta. Extendiendo las dos manos, mendigo la verdad. La busco en las cárceles… /en los hospitales… /en aquellos que cruzan rompiendo fronteras. /En los maestros que enseñan a caminar por la vida. /La busco en la madre que dio la vida y en el padre que puso la simiente, y dejan sus raíces como herencia”.

Ahora, tú me dirás, amigo lector, que todo lo que digo suena muy poético. Yo te daré la razón. Pero te diré que la poesía es una disidente de este tiempo como ha sido de otros tiempos. Porque habita en la penumbra de la conciencia humana y se afana por buscar la verdad. La poesía es consciente de la locura del hombre, le duele. Porque lo triste es que hemos olvidado de sembrar los campos de palabras. De esas palabras con raíces que, cuando tú y yo nos hayamos ido, seguirán hablando de nuestra ausencia. Se están arrojando al cubo de la basura las palabras que portan verdad como: bondad, solidaridad, identidad, realidad, tiempo, sabiduría, conciencia, amor… Crecen las malas hierbas: mentira, odio, xenofobia, racismo, machismo, miedo…

¿Tu verdad? No hablemos de tu verdad, ni de mi verdad, sino de ‘LA VERDAD’. De la verdad que se ha ido muy triste, porque la humanidad no la quiere ver.

                                                                    José Marcelo Ruiz

La foto es realizada por José Marcelo Ruiz

Atardecer en Torre del Mar

PAISAJE DE ATARDECER
La cita pertenece al libro La España de Galdos de la pensadora María Zambrano

Este artículo se ha publicado en la prensa NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía), el viernes, 07 de febrero de 2020. Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés por la cultura, los artículos de opinión y pensamiento.

Con la mirada de un niño

                                                                                              José Marcelo Ruiz

    118b6ccbb09137316f24894ce972bd9f “Busco el viejo granado de la ribera del río con la granada que se rajaba / y al membrillo amarillo que se caía de maduro. /Aquel pozanco de ‘La China’ en donde me bañaba de niño con otros niños. /Aquel río torrencial de los inviernos lluviosos que sabía a la aceituna /del viejo molino. No los he encontrado”. En estos versos el poeta pone su mirada retrospectiva hacia su infancia buscando ese tiempo pasado, pero lamentándose de las ausencias: de ese granado y ese membrillo de la ribera que encontraba en otoño. El pozanco de ‘La China’ donde se bañaba en verano. El río torrencial de los inviernos lluviosos… Todos están ausentes porque Está loco el Tiempo: “En invierno. El papá Oso Polar se pone un bañador y toma el sol/ después de un chapuzón. / La primavera. Las abejas nadie las ha visto. / Dicen que ha llegado la primavera y se ha ido. / Nadie la ha visto. / En otoño. El nogal echando una larga siesta, se ha dormido. / Nadie le despierta. / En verano. Las hormigas se han constipado. / El médico me ha dicho: Que el tiempo ha enfermado. / Yo le pregunté al médico: ¿De qué ha enfermado el tiempo? / El médico me ha contestado: Que el tiempo de pena está loco. / De pena ha enfermado”.

    Le pregunta el hijo al padre: ¿Papá, cuál es la pena del ‘Tiempo’? El padre le responde que la pena del ´Tiempo´ es la ignorancia del hombre. Que la codicia que tiene el hombre le mata,  porque ha querido ir tan adelantado que no se ha conformado con lo que le ofrece la naturaleza, la ha ido cambiando a su antojo y comodidad. Ahora está loco el ‘tiempo’ y está enfermando la naturaleza. Esos cambios de la naturaleza también nos afectan a nosotros  y a todos los seres vivos, porque  su naturaleza (la de la ´Tierra´) es nuestra naturaleza.  Le vuelve a preguntar el hijo: ¿Papá, cuál es nuestro delito? El padre, con sentimiento de culpa, cayéndosele una lágrima de los ojos, le responde que nuestro delito es que no hay futuro.

    Este puede ser el inicio de la puesta en escena de una obra para hablar sobre la tragedia a la que conduce el cambio climático. Contarles a los niños la verdad, dándoles respuestas a sus preguntas: ¿Para qué  han estado reunidos los gobernantes del mundo en Madrid? ¿Los gobernantes sólo se preocupan por sus intereses? ¿A ellos lo único que les importa es vivir el presente? ¿Hay futuro o no? ¿Están los gobernantes y los adultos dispuestos a abandonar esta sociedad de consumo, la cual es un vertedero de basura? Son tantas preguntas las que harían los niños a la asamblea de gobernantes. Porque nada ni nadie tiene derecho a acabar con su futuro. Continúa la representación de la obra: en escena aparece un mundo virtual, donde los robots reinan, y en el cual  ha surgido un nuevo género, el androide. Las  imágenes virtuales muestran cómo hubo un pasado de frondosos bosques, de torrenciales ríos y una vida llena de emociones… Se hace con el objetivo de ocultar los escombros del ‘Homo sapiens desaparecido’. Trágico final.

     Me dirás tú, lector, que estoy contando películas de ficción. Yo te contesto que tienes razón. Ahora es una película de ficción. Pero quiero que pienses también que,  en esas películas de ficción,  no cuentan para nada con el ser humano.  Lo que hago es una paradoja, para mostrarte que la escena que se representa es tan real y verdadera como el daño que puede producir el cambio climático. ¡Esa es la gran verdad!

      El asunto es cómo se le explica a un niño que los gobernantes hablan y hablan, pero no hacen nada para asegurar su futuro. ¿Estás tú dispuesto a actuar?

                                                                                      José Marcelo Ruiz

Este artículo se ha publicado en la prensa NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía), el viernes, 10 de enero de 2020. Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés por los temas de opinión, pensamiento y cultura.