Archivo de la categoría: COLABORACIONES

Hablar de Manuel Alcántara

alcantara-kbQE-U701209605456o7G-624x385@Diario Sur  Hablar de la vida de un poeta no se encierra en una cronología de fechas mencionando los premios que ha obtenido, ni que obras ha publicado; implica conocer sus obras y hablar de ellas. Cuando nos acercamos al hombre, lo que importa es hablar de lo que trasciende como ser humano.

Las fechas sólo quedan para fijar los hechos en un tiempo de la historia, a diferencia  de que la vida es otra cosa, como decía Don Miguel de Unamuno, cada uno tenemos nuestra  intrahistoria, esas vivencias únicas que nos dan nuestra propia identidad. A ello me refiero cuando quiero hablar de la biografía de Manuel Alcántara.

   Nace el 10 de enero de 1928 en la Calle del Agua del barrio de la Victoria, de nuestra ciudad de Málaga. Nuestro poeta Manuel Alcántara es niño de  la Guerra Civil (1936- 1939), de “nuestra Guerra Incivil” como la llama él, también citando a D. Manuel de Unamuno. Será uno de los recuerdos que le marcarán desde su infancia, nos dice: “A mí la Guerra Civil me coge con ocho años y me deja con 50 (…)”. En su memoria perdurará la condición de ‘niño de la guerra’: “Todavía podría identificar nítidamente los soldaditos de plomo con los que jugaba de niño en la plaza de la Merced. (…) Y los bombardeos”.                                                                                                                                              Se traslada junto con su familia  a vivir a Madrid, donde es destinado su padre como trabajador de Renfe. Allí  Manuel comienza los estudios de abogacía, pero lo deja y trabaja en la oficina de seguros de Renfe. Descubre la vocación por la poesía,  y su estreno poético fue 1951- a la edad de veintitrés años- en el entorno de los cafés literarios de Madrid, en las lecturas poéticas denominadas ‘Versos a medianoche’.

  En el año 1955 forma parte del grupo de poetas “Alforja de la poesía”, quienes dan recitales  como juglares por la toda la geografía española. Ese mismo año llegarían sus primeros premios como:Premio de poesía Antonio Machado” que concede la revista Juventud. Además, publica su primer libro de poemas: Manera de silencio. Es galardonado con el Premio Nacional de Literatura por su obra Ciudad de entonces en 1963, a partir de esa fecha será reconocido con numerosos premios.

  Su inicio como columnista en la prensa fue en 1958, con treinta años de edad, en La Hora, y en el Semanario de Estudiantes Españoles. Como columnista tiene numerosos galardones, entre ellos: Mariano de Cavia, González Ruano y Luca de Tena… Su trayectoria como columnista le convierte en colaborador de  periódicos como Arriba, Ya, y Pueblo…, distinguiéndose como periodista deportivo, especialista en boxeo.                                                                                                                En la transición, Manuel Alcántara escribirá el 6 de diciembre de 1978 un artículo: “Manuel, de Málaga”, homenajeando al trabajador malagueño de Comisiones Obreras, Manuel José García Caparrós, asesinado durante la manifestación del 4 de diciembre por la autonomía de Andalucía. Este artículo le supuso un ataque del periódico El Alcázar, que quiso llevarlo a los tribunales. Como columnista siempre se ha distinguido por la libertad de pensamiento, reflejando esa humanidad que caracteriza al poeta.

  Cuando Manuel Alcántara habla de la poesía, la concibe como conocimiento: “La poesía está para describir sentimientos, para conocerte a ti mismo, para alumbrar la vida, pero su objetivo no es nada jocoso. La poesía es indefinible”. (Dato recogido de la entrevista que le hace José Vicente Astorga en el periódico Sur, en 2008).

  Actualmente con sus recién cumplidos 91 años de edad, nos sigue emocionando con su columna diaria en el periódico el Sur.

                                                    José Marcelo Ruiz

Este texto se escribió antes de su fallecimiento 17 de abril de 2019, dedicado como homenaje al poeta  Manuel Alcántara, para la revista literaria  ´AL- ALBA´ nº 44, de la Asociación Poética- Literaria Malagueña Ana León Ramos. La cual se  presentó,  el 24 de mayo de 2019, en la biblioteca Manuel Altolaguirre de Málaga.

Poema:

                             Biografía

Lo mejor del recuerdo es el olvido…

Málaga naufragaba y emergía…

 

Manuel junto a la mar , desentendido;

yo era un niño jugando a la alegría.

Ahora juego a todo lo que obliga

la impuesta profesión de ser humano,

y a veces, al final de la fatiga,

enseño a andar palabras de la mano.

 

Ser hombre es ir andando hacia el olvido

haciéndose una patria en la esperanza;

cuerpo a cuerpo con Dios se está vendido

y a gritos no se alcanza.

 

(Dentro de poco se dirá que fuiste,

que alguien llamado así, vivió y amaba…)

Ser hombre es una larga historia triste

y un buen día se acaba.

 

Desde mis veinticinco historias vengo.

Nada me importó nada.

Pero cualquier capítulo lo tengo

miniado en letra triste y colorada.

 

Un hombre hecho y deshecho

os habla. Soy distinto cada año.

Tengo un desconocido por el pecho.

Sí. Miradme a los versos. No os engaño.

 

Tengo el sombrío bosque de la frente

esperando que llueva;

mientras, el alma suena bajo el puente,

y cuando el alma suena es que a Dios lleva.

 

Vuelvo a andar el camino desandado

y en mi paso resuenan las cadenas.

Recuerda el corazón acostumbrado…,

qué buen fisonomista de las penas!

 

Unas pocas palabras me mantienen:

duda, esperanza, amor… Siempre me pierdo…

Amor, duda, esperanza… Siempre vienen…

La ilusión, si la he visto no me acuerdo.

 

Lo mejor del recuerdo es el olvido…

Málaga naufragaba y emergía…

Manuel, junto a la mar,  desentendido;

hubo una vez un niño en la bahía.

 

Y un hombre hay de pie sobre mis huellas,

indefenso y sonoro, a ras del suelo,

que se irá mientras hacen las estrellas

propaganda de Dios allá en el cielo.

 

                                                        Manuel Alcántara

Del poemario: Manera de silencio

 

 

 

 

 

Anuncios

El silencio de los espejos

cartel con fotoLa novela La Hermandad de Hunsville está dedicada a Rafael Segovia Pérez, quien fue amigo íntimo del autor, J. Francisco Guerrero López y del poeta José Marcelo Ruiz, que soy yo. Que estoy aquí  en calidad de  presentador de la novela.

Antes de la presentación de la novela, y en memoria de Rafael Segovía Pérez, os quiero leer un poema compuesto por ´Fali´ Segovia, que era como amigablemente les llamábamos. Él era una persona muy sensible, se murió en tristes circunstancias hace unos años.

El poema es de una calidad lírica extraordinaria, y  nos habla de cómo era él. También nos sirve como preludio, para entrar después en la temática de la novela.

Mudas, mi perro,

y quedó solo en este día de tristeza,

pero lleno de las vidas que compartimos por encima del día destruido.

De la noche crecen de súbito las raíces de tu alma

y al exterior regresan las cosas en ti ocultas,

tan vivas que todo lo llena de presencia.

En torno a mí, estoy viendo tu frágil cuerpo de niebla

y tu silencio acosa mis horas perseguidas,

las horas profundas sobre las que vi doblarse tu débil aliento

de despedida.

En la mañana llena de tempestad,

viajan en las nubes sacudidas por el poderoso viento,

nuestro silencio compartido.

Siento viajar tus ojos borrosos

y, tú, ya débil figura,

se aleja brincando en el distante otoño.

Fui el desesperado que lo perdió todo

y tú, mi perro, la palabra sin ecos,

última amarra que me acompañó en mi desvariada caída,

de perturbado que se hiere, a sí mismo,

y a los que les rodean.

 Fuiste testigo mudo de mi bajada

y de mi resurgir de los infiernos mundanos,

y sin embargo,

 ¡cuánto me hablabas!

                         Rafael Segovia Pérez

En la novela La hermandad de Huntsville,  el autor J. Francisco Guerrero López  como artífice de  su obra,  crea un método de narración,  al que yo denomino:    ´El silencio de los espejos´. Porque se centra en escuchar al silencio.  Ese silencio que va más allá de las palabras, que descubre lo que    se piensa, la emoción que  se calla y ese padecer que queda oculto.  El autor lo hace manteniendo un diálogo  interior, a modo de confesión consigo mismo, así va desentrañando el alma de los personajes hasta mostrarnos cómo son en verdad.

 Nos muestra como La hermandad de Huntsville viven atrapados en ese ´silencio de los espejos´: en la soledad de sus almas, lejos de todas las miradas deformes de los espejos, y obligados a escuchar sus conciencias.

  El título de la novela La hermandad de Huntsville nos anuncia que hay que estar unidos como hermanos, para afrontar las adversidades que se presentan en la vida. Porque  Huntsville nos recuerda esa cárcel en la que se espera la condena de la muerte. Vivir en este estado de alerta, supone  no  reposar sueño alguno,  estar en vigilia.

    El sueño nos sumerge en un abismo, para oníricamente revelarnos la ´Inconsciencia´,  que es ese ser que existió  en esa vida primigenia, antes del nacimiento a la vida consciente. Y la ´Inconsciencia´ se ocultó en la profundidad del ser humano. Allí silenció su naturaleza salvaje, porque ella  es libre y no está sujeta a voluntad alguna. Sólo en el descanso del sueño se despierta, para mostrarnos sus pasiones, sus deseos y sus miedos.

La hermandad de Huntsville teme al sueño  y a caer en el  horror de su abismo. Porque es el abismo donde se libera todos los miedos.

Con estos versos nos describe el poeta francés Baudelaire el miedo   a caer en el abismo del sueño:

Todo es abismo, ¡ay!,- ¡ acción, sueño, deseo…¡

  […] Al fondo de mis noches, Dios con su dedo sabio,

  traza una pesadilla multiforme y sin tregua.

 

Tengo miedo del sueño, como de un agujero

lleno de vago horror, que arrastra  no sé a dónde;

 

[…] Y mi espíritu, siempre preso del mismo vértigo,

la insensibilidad de la `nada´ siempre apetece.

                                 Fragmento del  poema Abismo  (Charles Baudelaire)

     Es la fugacidad de la vida la que  empuja  a los personajes a vivir con intensidad. Temen que cada nuevo amanecer sea el último. Que al llegar la noche, caigan en el sueño y no se despierten, sea la muerte quien les espera. Con esta manera de pensar viven los personajes de la novela, en perpetuo insomnio. David, Quique, Santi, Mike y Julián  toman sus vidas como un juego, apostandóselas, cada día, en un estado de ebriedad y de adicciones,  con el deseo de sentirse vivos y motivados ante el miedo a no ser. Pero hermanados  por los mismos sentimientos y emociones. A ellos se une, la figura femenina, María José, que ofrece su amor de mujer;  dando un sentido más completo a la relación humana. Y Liliana que es el personaje femenino que cierra el círculo, ejemplo de pasiones. Que representa ese modelo de seres humanos marginados, entregada a dar placeres en un ambiente social sórdido, para dejar  dicho que, a pesar de todos los infortunios,  la vida continúa.

Los personajes toman  como ejemplo al poeta francés Baudelaire, a modo cómo describe tan bellamente en  sus versos:

 “Y que, ebrios en su sangre, siempre preferían

    el dolor  a la muerte y el infierno al no ser.”

                      (Fragmento del  poema  El  Juego, de Charles Baudelaire)                                                                                                                                         Pero la muerte aparece y hace  naufragar la hermandad. Los supervivientes  quedan atrapados en la pesadumbre, en la melancolía, sin asidero donde agarrase; convirtiendo sus vidas en una pesadilla. Porque no hay mayor pesar que tener presentes los fantasmas del pasado.

    La novela está narrada en primera persona, donde el autor  se convierte en personaje, y con la finalidad de hablarte de  tú a tú.  Nadie se sentirá indiferente. En ella, no vale con decir me identifico o no me identifico con los personajes.  Porque lo que pretende el autor y a lo que te conduce la trama de la novela es a preguntarte,  ¿Quién eres tú?

¿Quién eres tú?

Quién
eres      tú
tú    que    naces
en  el  cuarto vecino
tan  patente   en  mi cuarto
que   alcanzo   a   oír   el   vientre
cuando se abre y la sombra que avanza
sobre  el   fantasma  y  el   hijo   que  desciende
tras  la  pared  delgada  como  un hueso de  jilguero
en el cuarto  sangrante del  nacimiento  oculto
para  el incendio  y el  girar  del  tiempo
la   huella   del   corazón    humano
no   venera    el    bautismo
sino  la  sola  sombra
cuando bendice
a la salvaje
criatura

Poema ¿ Quién eres tú ?  de Dylan Thomas ( poeta Gales- (Inglaterra)

Te pide también que te descubras ¿ cómo eres?.  Que te obligues tú mismo, a tomar decisiones.  Porque lo que narra el autor son tus silencios,  los de él y los de todos. Esto hace que sea una novela con alma, que te invita a conocerte.

Siempre tendrás opción de elegir, entre la mirada deforme que te devuelve el espejo, o elegir el ´silencio de los espejos´. La decisión la tienes que tomar tú. Como también es decisión tuya, buscar un sentido a la vida.

Porque

         EL ARTÍFICE DE LA LUZ

       Creo:

    ´EL SILENCIO DE LOS ESPEJOS´.

Gracias, Francis, por entregarnos una novela tan válida, que nos hace reflexionar sobre la vida y sobre nosotros mismos.  Enhorabuena.

                                                                                   José Marcelo Ruiz

Texto leído en la presentación de la novela La Hermandad de Husntsville, el viernes,  31 de mayo de 2019. Acto que se realizó en el Centro Cultural Ntra. Sra. del Carmen- Antigua Azucarera de Torre del Mar (Málaga).

Vídeos de la presentación de la novela  La Hermandad de Huntsville de J. Francisco Guerrero López.

Parte 1.-

La presentación de la novela fue a cargo del poeta malagueño José Marcelo Ruiz.

Fue presentada  en el Centro Cultural Virgen del Carmen – Edificio de la Antigua Azucarera- Torre del Mar- (Málaga), el 31 de mayo de 2019, bajo la organización de la Tenencia de Alcaldía.

Coordina la presentación D. Antonio Soler (Coordinador cultural de la Tenencia de Alcaldía).

En esta parte de vídeo hablan  D. David Vilchez (Teniente  de Alcalde Caleta de Vélez- Málaga.), Concejal del ayuntamiento de Vélez- Málaga. La coordinadora de la editorial  Genal, Dña. Beatriz Méndez Cobas. El poeta José Marcelo Ruiz que presenta la novela.

Parte 2

La presentación es amenizada por el GRUPO MUSICAL TRINITY
En esta parte intervienen: J. Francisco Guerrero López, autor de la novela que la comenta. El Grupo musical Trinity que ameniza el acto, y canta canciones de las que el autor hace referencia. Pilar Martín Ruiz ( profesora y compañera de J. Francisco Guerrero) que lee textos de la novela.

Parte 3

El autor da lectura de textos de la novela y lo comenta, participando el publico.  La presentación es amenizada por el GRUPO MUSICAL TRINITY.

En esta parte intervienen: J. Francisco Guerrero López, autor de la novela que la comenta. El Grupo musical Trinity que ameniza el acto y toca canciones que el autor menciona en la novela.. Pilar Martín Ruiz ( profesora y compañera de J. Francisco Guerrero) que lee textos de la novela.

Entrevista a Juan Salvador Gómez Polo   (Director de la Compañía de teatro María Zambrano)                                                                     

“Con ‘La tumba de Antígona’ creo que he logrado el propósito de resaltar la belleza de la razón poética”

José Marcelo Ruiz entrevista a Juan Salvador Gómez Polo, director de la Compañía de Teatro María Zambrano de Vélez-Málaga

  Foto entrevista a Juan Salva  PREGUNTA.- La obra teatral La tumba de Antígona, cuya autora es nuestra pensadora María Zambrano, la habéis presentado el día 11 de abril. Hábleme de ella. ¿Cómo surgió la puesta en escena?

RESPUESTA.- Ha sido un encargo de la Fundación María Zambrano para el VI Congreso Internacional sobre María Zambrano, que se ha celebrado los días 10, 11, y 12 de abril. Mi idea, al afrontar su puesta en escena, era realizar un espectáculo que llegara a un amplio público, no sólo a los congresistas entendidos en filosofía. El gran texto de María, el buen nivel actoral, sumado a la música en directo, la danza, y las videocreaciones, llevaron al público a un estado emocional casi hipnótico. Creo que he logrado el objetivo que pretendía, que era resaltar la belleza de la razón poética. Fue todo un éxito y  el teatro  se llenó.

P.- Hábleme de su trayectoria como director de la compañía.

R.- La compañía comenzó hace treinta y cinco años, y elegimos el nombre de María Zambrano en homenaje a la pensadora, antes incluso que se creara su fundación. En 1994 me hice cargo de la dirección. Actual­mente, es la compañía más antigua de Andalucía. Seguimos trabajando, día a día, con mucha ilusión, porque el teatro forma parte de nuestras vidas.

P.- ¿Qué premios y reconocimientos ha obtenido la Compañía María Zambrano?

R.- Hemos obtenido numerosos premios, unas veces como mejor obra, otras veces como distinción al mejor actor o actriz. Mi obra La mirada perdida ha sido la más premiada. Hemos sido distinguidos con el escudo de oro de la ciudad de Vélez-Málaga en 2014, como reconocimiento a nuestra trayectoria y dedicación al  teatro. Esto ha supuesto para nosotros un gran estímulo, también una gran satisfacción, de que valoren nuestro trabajo en nuestra tierra.

P.- De las obras que usted ha escrito y ha dirigido, ¿cuáles han sido las que le ha dado mayor satisfacción? ¿Cuáles han tenido me­jor aceptación del público?

R.- Intento que mis obras conecten con el público, les transmita y emocione, con temas actuales que le interesen. Todas me han dado muchas satisfacciones, y ya son más de veinte. Por nombrar algunas, Cabinet reculéMa­la Leche, o Luz que se difumina, por su  gran calidad literaria y teatral. De la obra Pelea, pelea, si eres hembra hicimos más de doscientas representaciones por toda España. En general, todas mis obras han tenido muy bue­­na aceptación por el público. De las últimas,  Juan Breva y el limpiabotas del Ca­fé Imparcial de Madrid, que se puso en escena con motivo de la celebración del centenario de la muerte del cantaor veleño. Casi todas las obras son de mi autoría, excepto Aquí no paga nadie, de Darío Fo y la recién estrenada La tumba de Antígona.

P.- ¿Contáis con algún apoyo institucional para representar las obras?

R.- El Ayuntamiento nos cede  un local para ensayar las obras y guardar el atrezzo. Pero necesitaríamos un espacio dentro del teatro, para facilitar mejor el trabajo. Espero que con el tiempo se nos otorgue. Como apoyo económico no contamos con ninguna subvención. Tenemos un acuerdo con el Ayuntamiento para representar las obras en los distintos núcleos de población del municipio.

P.- ¿Qué dificultades encontráis para representar las obras en escenarios fuera de Vélez-Málaga, como los  teatros de capitales de provincia?

R.- Hemos actuado en el teatro Cánovas de Málaga con La mirada perdida. También hemos representado obras en otros lugares de España. Los gastos de desplazamiento son las dificultades que se nos presentan para actuar fuera de Vélez-Málaga,  debido a que no tenemos ninguna subvención. Aunque nuestras obras tienen calidad como para ser representadas en los teatros de capital de provincia, estos escenarios sólo admiten aquellas obras que están recogidas en ese circuito de obras subvencionadas. Espero contar con el apoyo necesario para romper esta barrera, porque lo está demandando el público.

P.- De las obras de teatro escritas y dirigidas por usted, hay muy pocas publicadas. ¿Ha pensado que si no hay un legado de sus obras en  el futuro va a dificultar la representación y su conocimiento?

R.- Se ha publicado sólo dos obras: La plaza del alucinar y La mirada pérdida. Sí, me preocupa la publicación de mis obras. Pero, por ahora, el tiempo lo  dedico  a escribir los textos y a ponerlos en escena.  En un futuro, recopilaré todas mis obras de teatro, poesía y narrativa para su publicación y dejarlas como legado, para que próximas generaciones puedan disfrutarlas y representarlas.

P.- ¿Hay un próximo proyecto? Hábleme de él.

R.- El próximo  26 de abril representamos Historia del cautivo y la bella Zoraida, adaptación teatral del capítulo XL del Quijote. Se hará una representación teatralizada por las calles del casco antiguo de Vélez-Málaga y en el patio del Convento de San Francisco. Tengo que agradecer el gran trabajo que hizo el veleño don Antonio Jiménez González, con la publicación de su Capitán Cautivo y su gran idea de vincular Vélez-Málaga con Cervantes. Idea magnífica que trasciende y que compartimos con su precursor.

Esta entrevista ha sido publicada en la prensa NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía), el viernes, 26 de abril de 2019. Mi agradecimiento personal al director del medio D. Francisco Gálvez y a su equipo de redacción por el interés por los temas de cultura, de opinión y pensamiento.

 

Presentación del poemario “Luciérnagas de Marta Verdura Aguilar”.

DIÁLOGO CON EL ALMA

Foto de la presentación de Marta Verdura Cuando la ausencia está presente y, se padece por ella. La soledad aparece dialogante  y busca el alma; hace que  el alma se manifieste. Surge ese diálogo del ‘ser’ consigo mismo y en armonía con el universo. De esto, se trata este poemario Luciérnagas que camina en la ‘noche de los tiempos,’ en esa noche oscura del alma.

 La autora Marta  Verdura nos expresa que  “su ausencia se hace presente: en cada planta,  en cada árbol, /en  su rincón, en su calle, en su música y las palabras que pronunciaba. / El amor es una especie de sueño/  con esta tristeza que se ha quedado dormitando, esperando que algo suceda. / ¡Qué terrible incertidumbre!

Como poeta realiza una profunda introspección; bajando a los ínferos del ser.  E  igual que hizo  el profeta Job,  ella como humana también se pregunta, clama al cielo para que le dé respuesta a lo que siente: “Esta tristeza húmeda y profunda se mezcla con un dolor  que me raja mi alma.”

Esta tristeza tan honda le hace identificarse con el pesar de María Zambrano, y Marta se siente también, “abandonada de la palabra, llorando interminablemente como si del mar subiera el llanto, sin más signo de vida que el latir del corazón  y el palpitar del tiempo en sus sienes, en la indestructible noche de vida. Noche misma.”  Estas palabras están recogidas en el libro de la pensadora veleña, Hacía un saber sobre el alma.

De  Las coplas a la muerte de su padre, del poeta del siglo XV, Jorge Manrique, al Romancero de ausencia del poeta Miguel Hernández, existe toda una tradición poética que expresa el sentimiento de  la ausencia. Este poemario Luciérnagas bebe de este manantial, pero también participa de la ascética y de su estética visionaria; logrando una acertada simbiosis de ambas tendencias. La autora nos entrega poemas donde el alma se desnuda y la ausencia es motivo de búsqueda. Utilizando el  método de ascesis, consigue revelarnos la naturaleza humana y divina: “Y el alma se aleja para encontrar certezas. / Cuando  abro los ojos, me veo en un lugar que no conozco.”

La autora emplea un lenguaje diáfano, con imágenes precisas para decir lo inefable. Particularidad con la que consigue implicar al lector en la comunicación de sus sentimientos. Nos presenta versos largos, abiertos a la comprensión.

Prosigue su diálogo con el alma, lo hace con todos los sentidos y, sobre todo,  con la cordialidad del latir del corazón: “En este viaje, la naturaleza del alma  es como la luciérnaga que  ilumina. /  Envejecer es, simplemente, estar paseando por el camino que conduce / a la trascendencia. / Poco, a poco, el amor se define, se concreta, / se convierte en el fulgor de la energía divina que nos prepara /para el conocimiento y  para comprender la clave de todos los misterios.”  El amor  es la única tabla de salvación para pasar este caudaloso río, que es la vida.

La autora nos va desvelando el significado del título de este poemario Luciérnagas, cuya imagen metafórica representa la naturaleza del alma humana. Que como luz ilumina  esa oscura ‘Noche’,  donde, como ella descubre,  “crujen las entrañas cuando la quimera habla, / hace que parezca verdad la realidad que no es. […]  Confusión que muerde directamente el corazón,  dejando  vacía el alma.”  Pero, gracias a la fuerza del amor se le revela, de manera intuitiva, los secretos del universo, aunque no sepa explicarlos.  Porque como ella nos dice: “Cuando se comprende a sí mismo, nada se oculta: se sabe, se siente, /se grita al cielo con pasión y se está en el camino hacia la otra Verdad. “

Y, con la pasión del místico, la poeta descubre en la naturaleza del universo,  la naturaleza humana y la naturaleza divina, nos lo confirma con estos bellísimos versos:

“Sé que existes  cuando  siento el amor que me rodea. […]Sé que existe,  porque creo en la vida,  en ese niño cuando su inocencia vuela, […] Sé que existe cuando el agua del mar se me escurre entre mis dedos¸ […] Porque sé que ni el agua, ni la arena, ni las mismas olas volverán… […]Pero sí, mantendrá la misma esencia. / De la misma esencia de la que eres ‘TÚ‘. ”

                                                                               José Marcelo Ruiz

Presentado en el Centro Cultural “Virgen del Carmen” Edificio de la Azucarera- Torre del Mar- 22 de febrero de 2019.  Presentado por el poeta José Marcelo Ruiz, actuaron al cante Carmen López, a la guitarra Manuel Bajo. Con la colaboración y organización de la Tenencia de Alcaldía de Torre del Mar.-

 

Presentación de la novela: La sombra del pasado de Amalia María Jiménez

 

Presentación de la novela La sombra del pasado “El pasado que pasó a serlo sin haber sido nunca presente, […] algo que llegó a ser retardado o pretérito hasta que llega el instante en que aparece inevitablemente, no puede ser entendido ni asimilado… […] Esto último tiene lugar cuando se trata de algo que la persona no quiere tomar en cuenta; origen de un error que se repite o un umbral que se resiste a ser traspasado.”

Estas palabras  de la pensadora María Zambrano, recogidas en  su libro Los sueños y el tiempo, que nos habla del poder que ejerce el pasado sobre el ser humano. Me va servir para explicar la novela de Amalia Mª Jiménez, La sombra del pasado.

El pasado se hace una losa que pesa toda la vida, e incluso forma parte de la genética que se  irá trasmitiendo a las posteriores generaciones. Esto ocurre cuando se comete un grave error que no se supera, como puede ser un horrendo crimen que no se paga. La autora del crimen se convierte en verdugo y víctima del acto, porque lo padece ella, sus hijos y sus nietos… Éste es el tema de la novela y su  el eje central es la  presencia del pasado.

El nombre del  título La sombra del pasado es muy acertado, porque la sombra representa aquello que siempre nos acompaña, nunca nos abandona. La sombra es ese delito que está presente en la conciencia. Amalia Jiménez va desentrañando el drama de la historia  en un  triángulo espacio-temporal: Majan es el pasado, un pueblo  de la vieja castilla de la provincia de Soria que actualmente está  abandonado. Vélez de Benaudalla es el presente, un pueblo de la provincia granadina bañado por el río Guadalfeo y rodeado de sierras,  que es donde viven sus descendientes. La isla de Ibiza será el futuro. Localizaciones reales que potencian el realismo del drama.

En este triángulo espacio- temporal la autora mueve muy bien los hilos del tiempo, ubica  tres generaciones, tres mujeres: la nieta (Valeria), la madre (Sofía), la abuela (María).  Porque para explicar el comportamiento del  presente tiene que conocer el pasado. No hay futuro, si los errores del pasado no se han superado.

Nos va mostrando la manera de ser de los personajes. Cómo encuentran las respuestas en el pasado, de por qué vivieron una infancia infeliz.

  • Era dolor. Sentía que no era nadie, cada día me afectaba más los desprecios de padre y la apatía de madre me derrotaba poco a poco.
  • Porque hallé respuestas a tantas preguntas sin respuestas que me estuve haciendo durante muchos años.

El dolor es mayor cuando  descubren que fueron hijos nacidos, pero no deseados.

Cuando el miedo  está presente hace que los hechos se repitan en el tiempo. Oímos a Valeria confesar: “Yo sería la que estaría embarazada nueve meses, la que pariría, y luego aquello de ser madre se me antojaba de ser tan comprometido, que estaba tan segura que la vida no sería la misma”.

Por otra parte, la autora implica al lector/a  a sopesar las circunstancias sociales, culturales y religiosas  que padecen los personajes: La culpabilidad de ser diferente, la falsa moral que se impone, la ignorancia,  la miseria; todas ellas son atenuantes de un crimen  tan horrendo como es el delito contra la maternidad. Cuya autora es verdugo y víctima.

El crimen se comete porque la autora se siente abandonada, se siente miserable y piensa que “La vergüenza, el dolor, la humillación envolverían a mi madre por muchos años. No me veía infligiéndole esa amargura”.

-“No tuvo ni una puñetera palabra amable. ¡Frío como sus muertos!, como yo fuera una pared. – Si cuentas algo lo negaré, diré que me quieres echar el muerto y que a saber de quién te has preñado”.

Es en el sueño  donde  se manifiesta la pesadilla de este crimen que perturba la conciencia: -Yo seguiré llena de culpa, de pesadillas hasta el final. Con estos sueños tan terribles que jamás me han abandonado desde que  enterré a mi criatura.

El tiempo dice que lo cura todo, pero sólo si se cumple con él y se subsana el mal que lo produce. Esto es lo que pretenden los personajes que son víctimas  también y herederos del crimen, quieren liberarse del sentimiento de culpabilidad, para ello deben perdonar y perdonarse.

Amalia Jiménez como autora de la novela La sombra del pasado abre una ventana  de esperanza, de futuro en la nieta Valeria, que toma el relevo de la abuela y procura librarse de la sombra, del peso del pasado. Aunque suponga padecerlos en sus propias entrañas.

“Valeria estuvo un rato de píe frente aquella lápida de mármol. Portaba a Gabrielillo en brazos y hablaba con María en silencio. Estaba segura que allá donde quiera que estuviera su abuela podía verla y escucharla. Gabrielillo era el hijo sin padre que María no pudo tener y que en manos de su nieta había recobrado vida.”

Gracias Amalia por entregarnos una novela que nos conmueve, que todo lector se sentirá implicado a emitir juicios, sin librarse de ser juzgado él también. Toda mujer se sentirá identificada.  Enhorabuena por tan bello trabajo, que toca lo  más humano: la vida.

                                                                   José Marcelo Ruiz

Esta novela se presentó, el día 08 de marzo de 2019, en el Centro Cultural Nuestra Señora “Virgen del Carmen”- Antigua Azucara.- Torre del Mar.

Adjunto el enlace del vídeo de la presentación:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA MUJER EDUCADORA Y TRANSFORMADORA DE LA SOCIEDAD

  Coordinadora de Mujeres color A la entrada del siglo XXI, la actuación de la mujer es primordial para la tarea ardua de transformar y educar a la sociedad en los principios y valores de integración de los géneros en el ideal de persona, tal como declaraba la pensadora María Zambrano. Al hablar de género hay que procurar que las instituciones no manipulen, de ninguna manera, este concepto, que puede conducir a equívocos graves.

   Hay un camino andado, pero queda mucho camino por andar. La historia como memoria nos recuerda la labor realizada por la mujer, sobre todo en el siglo XIX, en el inicio de una Europa industrializada (Inglaterra…), pensadoras y activistas como Olympe de Gouges, Mary Wollstonecraft, Harriet Taylor, Eleanor Marx, Lou Andrea Salome, Rosa Luxemburgo, Simone de Beauvoir, entre otra lista de mujeres, las cuales partiendo de los ideales de la ilustración y de la Revolución Francesa, posibilitaron conducirnos a un siglo XX convulsivo en ideologías, fruto de que la mujer tenía que ir en compañía con el hombre.

  Es preciso no olvidar que para Marx y Engels, “la igualdad política entre los sexos era una condición necesaria para la plena emancipación de la sociedad.” Basado en la argumentación quela mujer es un ser libre e inteligente, y como tal, responsable de sus actos, lo mismo que el hombre; pues, si esto es así, lo necesario es ponerla en condiciones de libertad para que se desenvuelva según sus facultades. Ahora bien, si relegamos exclusivamente a la mujer a las funciones domésticas, es someterla, como hasta aquí, a la dependencia del hombre, y, por lo tanto, quitarle su libertad. ¿Qué medio hay para poner a la mujer en condiciones de libertad? No hay otro más que el trabajo”.

Y este caminar junto, diría hasta cogido de la mano, es lo que hace fortalecer una sociedad democrática. Enfrentarse unidos a las adversidades, porque el hombre debe conocer la historia para evitar nuevos errores. No hablo del HOMBRE, en mayúscula, en sentido de humanidad, si no del individuo que ha olvidado a su compañera mujer. Unas veces, por falso protagonismo, otras por actuar con una moral ambigua y católica que condujo a ´La España´ del siglo XIX y XX a una parálisis total, sin poder avanzar económicamente ni ideológicamente a la par con Europa. Retraso que ha dejado huellas en la cultura, para ahondar en la confusión y, también en el enfrentamiento del hombre y la mujer conduciendo a la “violencia de género”.

¡Qué distinto hubiese sido todo, si al expulsar los franceses de España hubiera persistido La Constitución de 1812 Y, si se hubiesen resueltos los problemas sociales con diálogo manteniendo los valores y principios de la II República. Porque mujeres españolas como Dolors Monserdá, Teresa Claramunt, María Echarri, María Espinosa, Benita Asas, Clara Campoamor, Margarita Nelkent, Dolores Ibarburi, Victoria Kent , y sin olvidar a María Zambrano, aportaron todas su coraje para transformar y educar una sociedad española, consiguiendo el sufragio (derecho de voto) de la mujer e iniciar su emancipación.

La Constitución de 1931 supuso un enorme avance en la lucha por los derechos de la mujer. Ejemplo de ello los artículos:

 No podrán ser fundamento de privilegio jurídico: la naturaleza, la filiación, el sexo, la clase social, la riqueza, las ideas políticas, ni las creencias religiosas.” (Articulo 23)

 “Los ciudadanos de uno y otro sexo, mayores de veintitrés años, tendrán los mismo derechos electorales conforme determinen las leyes.” (Artículo 36)

Que la reflexión sirva para mirar hacía un futuro prometedor, asentar las bases que exige la convivencia entre la mujer y el hombre hacía un mismo destino. Que la carga del protagonismo debe ser compartida entre la mujer y el hombre. Plantearse la complementaridad como un objetivo sustancial, poniendo los medios como la educación, reconociendo en ella los principios y valores democráticos. Y sin interferir en la identidad de ser persona. Para que el ser mujer, ser hombre, sea una diferencia natural y una igualdad social.

En palabras de Flora Tristán que nos decía: “Todas las desgracias del mundo provienen del olvido y el desprecio que hasta hoy se ha hecho de los derechos naturales e imprescriptibles del ser mujer.” Ella confiaba enormemente en el poder de la educación, y como feminista reclamaba la educación de las mujeres; además, sostenía que de la educación racional de las mujeres dependía  la emancipación de los varones.

 Pienso que nuestra sociedad actual se debe plantear la necesidad de ampliar los objetivos educativos desde la escuela, para una sociedad plural. No quedarse en el estereotipo del leguaje sino ahondar en las raíces culturales y cambiarlas.

En esta línea de pensamiento la activista Wollstonecraft argumentaba ante la afirmación del pensador inglés Burke de que la tradición debía sostener la teoría política,” que el sistema de Burke llevaría lógicamente a la continuación de la esclavitud por el simple hecho de ser una tradición ancestral. Ello no supone dejar de respetar nuestra cultura y nuestras tradiciones, incluso sentirnos orgulloso. Porque lo que se pide es analizar las consecuencias morales y éticas que inciden directamente al estancamiento. En la mente de todas y de todos está el problema de la religión en las distintas culturas, cómo se manipula sus valores y principios para que impidan la  emancipación de la mujer.

Hay que ir hacía un concepto universal de ´Persona´ que logre derribar todas las fronteras que impiden la interrelación de las culturas de los pueblos. Para ello hay que aplicar la ley natural de libertad. Y aplicarlas en leyes socio- políticas de igualdad entre mujeres y hombres, auspiciadas y amparadas por organismos internacionales. En este sentido, como ejemplo de un matrimonio unido y comprometido con la sociedad, tenemos en esa época a Harriet Taylor, que transcurre en paralelo a la lucha abolicionista de la que tanto ella como Stuart Mill fueron difusores. Que con un admirable sentido histórico escribió: “el mundo es muy joven y acaba de empezar a despojarse de las injusticias.” Hasta ahora no se ha desembarazado de la esclavitud de los negros. Hasta ahora no se ha desembarazado del despotismo monárquico. […] Está comenzando a tratar a todos los hombres como ciudadanos aparte de la porción rica y favorecida de la clase media. ¿Podemos admirarnos de que aún no haya hecho tanto por las mujeres? ”

Lo que nos recuerda que en este mundo queda mucha tarea que realizar, mientras una mujer, un hombre este sometido a otro, hay razones para continuar. Mientras que una niña o un niño no tengan escuela y se vean obligados al trabajo duro para sobrevivir- hay delito contra la naturaleza. Esta sensibilidad, no nos hace débiles, al contrario nos fortalece.

Declaro mi admiración hacía la mujer, yo como hombre sensible, por su capacidad natural de ser fuerte, poseer la sensibilidad de ser educadora y transformadora de la sociedad.                                               

 José Marcelo Ruiz

poeta

Este artículo ha sido publicado en la revista Andalucía Educativa y Laboral de USTEA.- Unión de Sindicatos de Trabajadores y Trabajadoras de Andalucía, el 8 de marzo de 2009.

LA AVENTURA DE SER MUJER

   Maria-Zambrano-despues-Espana-Fundacion_EDIIMA20170922_0321_20 La lectura detenida del libro: “María Zambrano- La aventura de ser mujer”. Editorial Veramar. Y cuyo autor es Juan Fernando Ortega, director de la Fundación María Zambrano, en la ciudad natal de la pensadora- Vélez- Málaga-. Se recoge en él,  unos artículos bellísimos en donde se desarrolla la ontología de la mujer. Lectura que invito a toda persona que quiera acercarse a ese lenguaje integrador de los géneros. Razón que me anima a escribir este artículo, con todo el respeto y admiración hacia la mujer y al varón como ideal de “Persona”. Y, con el permiso del autor del libro, me gustaría comentarlo, tomando palabras textuales y referencias:  “Si hiciésemos un estudio pormenorizado, a través de la historia, encontraríamos  que la mujer es la mediadora entre el reino de los valores y la modesta realidad social […] La mujer es el factor fundamental en ese lento trabajo de creación de un alma colectiva. La que nos ha unido con el pasado, con el suelo, con las costumbres y aspiraciones del grupo humano, y que poco a poco definen -los valores- específicos del grupo.”  Pero María Zambrano nos habla también de que la mujer es “alma” y como tal unida a la esclavitud y, el hombre es “espíritu”  como tal unido a la creación. Mientras el hombre se aleja en la carrera de la historia, comprometido en aventuras más decisivas, ella queda atrás sin participación, en los linderos de lo humano.

  Desde La Grecia antigua el hombre es el señor de la palabra y la razón”- La mujer permanece al margen de cualquier actividad y, sí adherida a la naturaleza, a la continuidad de la  sangre. En La Edad Media,  según nos dice María Zambrano,  una faceta de ese idealismo es la concepción de la mujer y del amor. Idealismo que parte- de lo religioso -“Omnipotencia divina”- tema central de su especulación, unido a la idea obsesiva de la libertad humana.. La mujer es idealizada por el hombre y subida en un trono. En el Renacimiento nos habla  de que hay un descendimiento de la mujer a la tierra. El hombre se encuentra con la mujer de carne y hueso, está colocada por encima del sexo. Es una vida de monja laica o monja de la cultura. Pero ese momento renacentista fue, tristemente, truncado por La Reforma y La Contrarreforma. Y, es con el Romanticismo, con sus ideales positivistas y revolucionarios, en donde surge una  nueva sociedad que reacciona en lo moral contra la religión oficial y en lo intelectual contra el racionalismo, exaltando el valor de la libertad y de los sentimientos. Es en esta época  siglo XIX,  cuando la mujer reclama su derecho al trabajo en el mismo plano que  el varón. Es el comienzo del feminismo occidental europeo. Las consecuencias que supuso para la mujer asumir esta libertad, esta reivindicación-  Según el Dr. Pittaluga: “Encontramos  a   una mujer sentimental y económicamente aislada, sola, abandonada. Más inteligente, pero amargada. Cultivada pero más triste”.

Hay, que reconocer como lo hace Herber Marcase:” la liberación de la mujer es el movimiento político más radical de la actualidad”.   Llegado a esta  conclusión, me siento obligado a preguntarme  sobre el sentido de la feminidad y de la masculinidad en una sociedad actual: Si los derroteros nos conduce a una separación, como hasta ahora, de las características de lo femenino y de lo masculino, oponiendo: la paciencia, la resistencia, la constancia, la resignación, la afectividad,- a los otros valores como: la actividad, la racionalidad, la responsabilidad y la libertad. E incluso suplantando unos por otros, porque unos se entiendan muy femeninos y otros muy masculinos. Éstos últimos se prefieran, porque se supervaloran, con ellos se quieran preconizar una igualdad con el hombre, eso es un craso error que conduce a una sociedad decadente.

Y el error está en no reconocer que deben de complementarse, porque los valores  fundamentales son comunes y aquellos que son propios del género opuesto nos complementan y enriquecen.

 Argumenta Herber Marcase “ la maternidad no es en la mujer una simple tarea fisiológica, si no que se alarga en la educación.  Toda mujer es por esencia educadora.”

A este comentario del autor, debo de añadir que, el hombre debe de ser copartícipe de esa maternidad y de la educación. Asumir su paternidad no como algo externo sino interiorizado e integrador.

Pittaluga  profetizaba una sociedad  que supere la antinomia de los géneros, no en una cultura asexuada, sino una cultura integradora de los géneros.  El hecho de que, sepamos llegar a – comprender y aceptar- que la complementariedad de los géneros  supone reconocer la imperfección por ambas partes, si somos complementarios es porque adolecemos de valores que sólo la otra parte, el genero contrario o mejor dicho complementario, nos puede aportar. Si tenemos vocación de plenitud, necesitamos llegar a ese encuentro: en la integración de los géneros en el ideal de la persona..

 Para María Zambrano “la ´Persona´ es la realidad más valiosa que todas, portadora de un designio que la sobrepasa, tan inasequible y lejana y tan cercana y frágil, la más invulnerable y lo más conmovedor, el mayor prodigio del universo conocido.” Y ella  reconoce que la sociedad democrática es el clima más propicio para la realización  del ser humano como persona, y por ello mismo, el ámbito más adecuado para la plena realización de la mujer. Ella toma una postura de izquierda y rebelde ante las injusticias sociales, postura que no abandonaría nunca. Prosigue diciéndonos que “la revolución femenina frente a la esclavitud económica y social es necesaria y urgente”.  Declara que “ El ideal feminista está más allá de la emancipación económica, que no es sino un paso tristemente necesario. El proyecto feminista zambraniano no consiste en superar a los hombres, sino en alcanzar la comunidad de ideales __ integración espiritual de sus vidas. ”

Y sobre el tema de la violencia de género opina  María Zambrano que “ Antes el hombre tenía celos de otro hombre, ahora lo va teniendo de ese ideal que la mujer vive a sus espaldas. Contra esto sólo  se nos ocurre un remedio; comunidad de ideales, integración espiritual de sus vidas.”

 José Marcelo Ruiz

                                                            Poeta.

Este artículo se publicó en la revista Andalucía Educativa y Laboral- USTEA.- Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras en Andalucía, 08 de marzo de 2008.